Hambre en el país de los alimentos

Sra. Hilal Elver, Relatora de la ONU sobre el derecho a la alimentación

Entre los días 12 y 21 de Septiembre pasado la Relatora Especial Sobre el Derecho a la Alimentación de la ONU, Sra. Hilal Elver, realizó una visita oficial a la República Argentina. Al final de la misma presentó en conferencia de prensa sus conclusiones y recomendaciones al gobierno argentino. Entre ellas se destacan duras críticas al modelo de agricultura industrial y la recomendación de estimular la agricultura familiar en el contexto de la crisis económica.

Argentina produce alimentos para 450 millones de personas, pero 4 millones de argentinos pasan hambre.

…La Argentina es un país de ingresos medios altos y tiene una de las economías más grandes de América Latina, aunque un importante sector de su sociedad está empobrecido. Argentina tiene abundantes recursos naturales para la generación de energía y para la agricultura. Tiene tierras extraordinaria­mente fértiles y un gran potencial para las energías renovables. Es líder en la producción de commodities, con una industria agrícola y ganadera a gran escala…” expresó Elver.

La experta de la ONU recomendó el estímulo a la actividad de agricultura familiar a la que valoró especialmente por su aporte en la producción de alimentos y en su disponibilidad, que según su informe representan cerca del 20 por ciento del PBI agropecuario y produce alrededor del 40 por ciento de las hortalizas para el mercado interno.

..La Argentina es líder en la producción de soja, cereales, hortalizas, miel, limones, carne bovina y aceite de girasol, y produce suficientes alimentos para alimentar a sus 42 millones de habitantes. En las últimas décadas, el perfil productivo del país se ha vuelto menos diversificado y ciertos commodities, en particular la soja y sus derivados, han reemplazado a otros. La mayor producción agrícola se encuentra en la Pampa Húmeda que es una de las seis áreas de mayor productividad agrícola del mundo. La superficie sembrada con soja aumentó y actualmente alcanza 19 millones de hectáreas, o el 56 por ciento del área cultivada en la Argentina…”

La funcionaria expresó su preocupación por la prioridad dada en las políticas gubernamentales a la agricultura industrial de monocultivo en detrimento de la agricultura familiar:

…Durante las entrevistas con funcionarios/as de la Secretaria de Agroindustria observé una tendencia a apoyar el modelo agroindustrial y a realizar serios recortes en el apoyo, el personal y el presupuesto del sector de la Agricultura Familiar, incluido el despido de casi 500 trabajadores/as y expertos/as. Insto fuertemente a que se fortalezcan los programas para apoyar y proteger este sector de crucial importancia…”

La Sra. Elver se mostró especialmente crítica del modelo de agricultura industrial, al que criticó por sus consecuencias ambientales, el uso de plaguicidas, de organismos genéticamente modificados y por la desforestación que trae aparejada. También relacionó al modelo de agricultura industrial con una alta inseguridad alimentaria debido a la producción de alimentos contaminados con agrotóxicos.

Asimismo realizó una valoración positiva de la Agroecología, a la que consideró

… una alternativa importante para la agricultura industrial de monocultivo que debería ser seriamente considerada por el gobierno para logar la diversificación y sostenibilidad, además de importantes insumos para el programa de comedores escolares, la protección de los recursos naturales, el manejo del cambio climático y la protección de los pequeños productores…”

Crítica a las prioridades del gobierno argentino:

Elver hizo referencia a la suscripción por parte del Estado Argentino de varios Pactos y Convenios Internacionales que le implican la obligación de proteger a sectores especialmente vulnerables. Remarcó que como Estado parte del Pacto Internacional de Derechos Económicos, Sociales y Culturales (ICESCR por sus siglas en inglés), la Argentina debe utilizar “el máximo de sus recursos disponibles” para asegurar la plena realización de los derechos que en el mismo se consagran, incluidos los derechos a la alimentación, salud, educación, seguridad social y trabajo.

En consideración de la Sra. Elver estos derechos deben ser priorizados por el Estado antes que aquellos objetivos que no están relacionados con la garantía de derechos humanos, como lo es el pago de servicios de deuda.

COMPARTIR
  •  
  •  
  •  
  •  
  •  

También te podría gustar...