Palabra de trabajadoras

Continúa el acampe de trabajadoras de guarderías dependientes del Ministerio de Desarrollo Social de la provincia.

Dialogamos con Ramona y Carla que nos contaron acerca de las condiciones en que trabajan, su relación laboral con el Ministerio y la lucha que llevan adelante desde el “Acampe contra la precarización y el salario digno”. Escuche el audio.

Tercerización, trabajo no registrado, bajos salarios:

Ramona cuenta que trabaja en negro, sin ningún tipo de contrato laboral en la guardería hace 15 años. En la misma situación trabaja Carla desde hace más de 6 años.  Trabajan entre 3 horas y media y 4 horas, tanto en las tareas asignadas como en otras que sea necesario cubrir, como limpieza o asistencia en la cocina.

En el relato de ambas se expresa la arbitrariedad, la falta de estabilidad, el no reconocimiento del vínculo laboral por parte del Ministerio, que financia el funcionamiento de las guarderías a través de ONGs y terceriza el vínculo laboral con las trabajadoras. En total son 8 guarderías que el Ministerio sostiene bajo esta modalidad en la ciudad de Posadas.

Según cuentan Carla y Ramona, algunas de sus compañeras de trabajo reciben lo que llaman “beca social”,  en cambio ellas no tienen contrato ni ninguna otra forma de reconocimiento del vínculo laboral, aunque cobran su sueldo en oficinas del Ministerio.

Para quienes trabajan en las guarderías obtener la beca es un reconocimiento que puede servir para un posterior pase a Planta Permanente, y aseguran que desde que ellas se encuentran en el Acampe la directora de la guardería en que trabajan cubre sus tareas con becarias. También remarcan que no conocen con qué criterio se decide a quién otorgar las becas y a quiénes se mantiene bajo otras modalidades de trabajo.

La carga horaria que cumplen las trabajadoras también es desigual, puede ir desde las 3 horas diarias a las 5, en diferentes tareas: cuidado de niños, limpieza, cocina.

Salarios, por el piso: Ramona y Carla cuentan que cobran 5 mil pesos por mes por su trabajo, cuando otras de sus compañeras cobran 7 mil por las mismas tareas. Sin embargo relatan que en los  años que llevan realizando reclamos fueron consiguiendo mejoras en el salario, y que en estos últimos días – con el Acampe ya iniciado- el Ministerio les pagó un plus de 2 mil pesos enteramente en negro.

Relatan que existen importantes demoras a la hora de percibir los salarios y que además en varias oportunidades no cobraron todos los meses trabajados, como en el año 2015, desde cuando aún se les adeuda 3 meses de salario.

Pase a planta, estabilidad: ambas insisten en que la medida que están tomando seguirá adelante hasta obtener el pase a Planta Permanente. Aclaran que no quieren ser incorporadas como personal sino que el Ministerio de Desarrollo Social debe reconocer que trabajan desde hace años para esa dependencia.

 

Nota relacionada: 18/10/2018 Acampe de trabajadoras precarizadas del Ministerio de Desarrollo Social de la provincia

 

COMPARTIR
  • 13
  •  
  •  
  •  
  •  
    13
    Shares

También te podría gustar...