Preservar el patrimonio a través de la fotografía

Paulo Rodriguez  lleva más de diez años registrando a través de fotografías edificios de Posadas que considera de interés histórico. Decenas de ellos han sido demolidos en la última década, ante la falta de una política activa de preservación patrimonial. Audio. 

La mirada como inicio:

Paulo recuerda que en su adolescencia comenzó a descubrir que en Posadas, proclamada como ciudad nueva y moderna, existían numerosas expresiones arquitectónicas de las primeras décadas del siglo XX y que muchas de ellas revestían interés histórico. En ese período se dedicó a observar y descubrir edificios antiguos, pero no contaba con una cámara fotográfica para realizar un registro.

Esa oportunidad llegaría años después y desde hace unos diez años se dedica a fotografiar edificaciones y detalles arquitectónicos que le resultan de interés.

Empezó a compartir el material resultante a través de redes sociales como Panoramio, donde sus aportes fueron bien recibidos por los usuarios que empezaban a interesarse por una imagen diferente a la Posadas moderna que se reflejaba a través de otras fotografías.

Más adelante llevó sus imágenes a otras redes como Facebook, Flickr e Instagram. El año pasado realizó una muestra de sus fotografías en la Peña Misionero y Guaraní.

Recientemente brindó una charla en el marco de la Feria Consciente en el Paseo Bajada Vieja donde relató la experiencia de capturar el patrimonio arquitectónico de la ciudad a través de la fotografía.

Postales de lo que se fue

Antigua casona en la esquina de San Lorenzo y Alvear, Posadas. Foto de Paulo Rodriguez.

Paulo estima que fotografió unos ciento setenta edificios de interés histórico en su década de labor, de  los cuales por lo menos treinta han sido demolidos.

Casa que se emplazaba sobre calle San Luis entre Córdoba y La Rioja. Foto de Paulo Rodriguez.

La falta de una política de preservación patrimonial en la ciudad permite la desaparición de edificios históricos, tanto viviendas particulares como edificios públicos o comerciales.  Según Paulo, la falta de una política de protección, la especulación inmobiliaria y el entusiasmo de la dirigencia política por las remodelaciones de espacios públicos conforman una combinación destructiva para el patrimonio arquitectónico.

Un ejemplo de cómo la afición a las remodelaciones puede borrar parte del patrimonio son las modificaciones que se hicieron en el Parque Paraguayo o la Plaza San Martin, que fueron remodelados sin atender a la importancia que revestian sus diseños originales, realizados por el célebre arquitecto Alejandro Bustillo en 1935.

Otra cuestión que plantea Paulo con insistencia son los criterios de lo que se muestra al público como de interés histórico o arquitectónico. En ese sentido, señala que la municipalidad de Posadas exhibe desde los años 90 el mismo listado de sitios de interés en la ciudad, que consiste en tan solo veintiún edificios y lugares, con lo que se invisibiliza gran parte del patrimonio arquitectónico de la ciudad.

 

 

COMPARTIR
  • 143
  •  
  •  
  •  
  •  
    143
    Shares

También te podría gustar...