“Nadie nos mostró la orden de desalojo…”

Unas 80 familias desalojadas de los asentamientos que se habían formado en el Acceso Oeste de Posadas acampan en la Plaza 9 de Julio en reclamo de una solución habitacional por parte del gobierno provincial. El Reportero dialogó con Cristina, una de las voceras del acampe, quien describió la situación de las familias y dio detalles sobre el operativo con el que fueron desalojados el pasado 9 de abril. Audio.

El desalojo de las familias de dos asentamientos que se habían ido formando en las inmediaciones del Acceso Oeste de Posadas resultó en una nueva protesta frente a Casa de Gobierno.

Decenas de familias reclaman solución ante la falta de vivienda en la Plaza 9 de Julio

“Decidimos unirnos entre todos y nos largamos para la Plaza…” expresa Cristina, una de las voceras de las familias que reclaman al gobierno provincial lotes para construir sus viviendas.  “Nos sacaron como perros” dictamina al recordar el espectacular operativo de desalojo que se llevó a cabo por agua y tierra el pasado martes.

Antecedentes:

Hace unos meses, familias sin techo de la zona oeste comenzaron a asentarse a orillas del arroyo Mártires en cercanías del Puente Chacabuco.  El 28 de febrero se realizó una reunión de las familias con el Defensor del Pueblo, Alberto Penayo, la ministra de Derechos Humanos Lilia Marchesini más dos representantes de la Municipalidad de Posadas y dos representantes de la Entidad Binacional Yacyretá, propietaria de las tierras ocupadas por las familias.

En dicha reunión las autoridades no comprometieron una solución concreta a la cuestión habitacional planteada por los vecinos, solamente se propuso la creación de un equipo de trabajo conjunto entre las instituciones presentes que debía realizar un informe socio ambiental y se advirtió que existía un proceso judicial a raiz de la ocupación de lote. Los vecinos insistieron en la donación de lotes a las familias sin techo- lo cual fue negado por la EBY-  y además plantearon tanto la falta de acceso a agua potable como el asedio policial que denunciaban estar sufriendo.

Poco después del primer asentamiento a orillas del arroyo Mártires, se inició una segunda ocupación en otro sector del Acceso Oeste en cercanías del puente de la Avenida Blas Parera,  sobre lotes que, según las familias asentadas, pertenecerían a la Municipalidad de Posadas. Este segundo grupo, cuyo referente es Juan Ignacio Vallejo, no pudo abrir instancia de diálogo alguno con las autoridades y se encontraba en la misma situación de precariedad habitacional que el primer grupo, sin acceso a ningún tipo de servicios.

Juan Ignacio Vallejo en el acampe en la plaza, junto a las familias desalojadas.

El martes 9 de abril ambos grupos fueron desalojados. Según las familias que sufrieron el desalojo, no se les mostró la orden judicial y se habría desalojado ambos predios con una misma orden.

Las familias, que simplemente fueron dejadas en la calle, decidieron acampar entonces en la Plaza frente a Casa de Gobierno, pues consideran que el Estado tiene la obligación de brindarles una respuesta a su problema habitacional.

 Desde la Plaza:

“Para nosotros el desalojo fue ilegal…”; “No les importó los chicos, al Gobierno no le importó nada…” se indigna la vocera de las familias que acampan al referirse al desalojo y a la falta de medidas de protección hacia las niñas y niños por parte de las instituciones implicadas en el caso.

Encadenados: en reclamo de soluciones habitacionales.

Es que luego de la Mesa de Diálogo del 28 de febrero, las instituciones asistentes no tomaron medidas concretas para brindar una solución a las familias ni se tomaron medidas de protección hacia los niños y niñas presentes en el lugar ante el operativo de desalojo.

“Nos pusieron un buque de guerra en el agua … tuvieron tanta plata para eso y no tuvieron para darnos un pedacito de tierra, tanta tierra tiene Municipalidad y la EBY” reclama Cristina, al tiempo que aclara que el reclamo de las familias consiste en “solamente la cesión de la tierra, nada más, no le pedimos que nos construyan la casa”. 

Cristina describe la situación de las familias que ocuparon los predios como de una vulnerabilidad extrema, en las cuales predomina la precariedad y la inestabilidad laboral, lo que torna imposible el pago de alquileres:

“todos changueando, ninguno tiene un trabajo… nadie tiene casa, viven de alquiler, en situaciones de calle…” dice en referencia a las declaraciones del responsable de la EBY, que tras el desalojo aseveró que la mayoría de los ocupantes tenían viviendas.

Prometen extremar medidas de protesta:

Varios de los acampantes se encuentran encadenados frente a la Casa de Gobierno. Algunos de ellos expresaron ayer a la prensa que no habían tenido instancia de diálogo con las autoridades provinciales y que de no tener para el día de hoy propuestas de solución a la falta de vivienda, procederían a medidas más extremas de protesta, como coserse la boca, iniciar huelga de hambre o crucificarse.

 

 

 

 

COMPARTIR
  • 17
  •  
  •  
  •  
  •  
    17
    Shares

También te podría gustar...