Los dueños del río y los últimos pescadores

Dueños del rio: la Entidad Binacional Yacyretá (EBY)  intimó a ocho familias de pescadores a desalojar su campamento en cercanías a la cabecera del Puente Internacional, sin darle alternativas de otro emplazamiento que les de acceso al río. Las familias solicitan la reubicación en otro lugar que les permita continuar su trabajo.

 

“Regala un pescado a un hombre y le darás alimento para un día, enséñale a pescar y lo alimentarás para el resto de su vida” dice un antiquísimo proverbio chino. En nuestra zona, desde que la Entidad Binacional Yacyretá modificara el régimen costero el proverbio ha quedado desactualizado. Ya no se trata de aprender a pescar, sino de acceder al río, cuestión que solamente puede ser decidida por la EBY.

Los últimos pescadores:

Se trata de ocho familias que practican la pesca de supervivencia, para las cuales el río es su fuente de sustento y su forma de vida. Desde que se inició la obra de construcción de las nuevas casillas migratorias, los pescadores empezaron a sufrir intimidaciones de parte de desconocidos que pretendían que levanten el campamento. Sin embargo recién ayer, a pocos días de inaugurarse la obra, fueron formalmente emplazados -mediante un acta firmada ante escribano público por los pesoneros de la EBY- a desalojar el lugar.

El campamento es el punto de acceso al río de las familias que practican la pesca de subsistencia.

Las familias de pescadores habían intentado un diálogo con las autoridades de la Entidad, pero nunca pudieron acceder a un espacio de negociación que les permita obtener la relocalización del campamento y la garantía de seguir contando con un punto de acceso al río.

El campamento se ubica en las cercanías de la cabecera del Puente Internacional.

No se trata de una cuestión habitacional sino laboral: las familias que utilizan el campamento se encuentran habilitadas por el Ministerio de Ecología para realizar pesca de subsistencia y tienen asignados sus lotes de pesca por esa dependencia. Solamente uno de los pescadores vive en el lugar, las demás familias concurren al campamento a los fines de organizar su trabajo de pesca.  Lo que están solicitando  es la asignación de un espacio desde el cual dar continuidad a su trabajo.

Notas relacionadas:

“Pedimos una reubicación para que podamos seguir pescando”

“La Isla era algo mágico”

 

 

 

 

COMPARTIR
  •  
  •  
  •  
  •  
  •  

También te podría gustar...