Vitrales en la Catedral de Posadas: “Una liturgia viva en imágenes”

Pablo Subirats, artista en vitraux, fue el elegido para realizar dos vitrales en la Catedral de Posadas. Hizo una pausa en su trabajo para dialogar con El Reportero sobre estas nuevas obras que se incorporan al patrimonio artístico de la principal iglesia de la ciudad. Audio.

 

Una iglesia despojada de ornamentos:

Luego del Concilio Vaticano II, que modificó radicalmente las formas de la liturgia y ciertas formas de relación de la Iglesia con los fieles, la Catedral de Posadas fue despojada de casi todos sus elementos ornamentales, en un mensaje de sencillez y alejamiento de lo que se pueda relacionar con el lujo o la ostentación. Desde entonces el edificio mantiene ese estilo sobrio y austero, con pocas imágenes.

La necesidad de dar un mensaje a través de imágenes: “Muchas veces la palabra no es suficiente”

El artista Pablo Subirats se refiere a la reciente decisión de incorporar dos vitrales a la Catedral, una iniciativa del Obispo de Posadas, Monseñor Juan Martínez, en función de dar a través de las imágenes un mensaje en el que se rescata la historia del pueblo misionero pero también se hace referencia a la dura realidad política y social del presente.

“En un momento tan complejo, tan difícil que está viviendo la Humanidad en general … asi como la Argentina, que tampoco escapa a ese contexto, creo que muy lúcidamente Monseñor Martínez ha decidido incorporar vitrales litúrgicos a la Catedral pero con una mirada muy realista y muy movilizante para la gente, que está en este momento muy bombardeada por la inmediatez, el zapping, por esta vorágine superficialista que a todos nos condiciona. Ha creido muy correctamente que muchas veces la palabra no es suficiente y a veces -como ha sucedido – con la confección, realización y sobre todo la concepción de la idea temática de estos vitrales pueden ser una ayuda muy importante para la gente…” explica el artista.

“Éstos vitrales tienen un carácter testimonial muy fuerte”

La simbología tradicional y las características propias de las actividades laborales y la historia misionera se sintetizan en las imágenes que fueron plasmadas en los vitrales de la Catedral, la parroquia de San José Obrero.

“Monseñor me dijo que quería un rosetón en el presbiterio, a la derecha del altar desde la visión del fiel, que refleje por medio de la figura de San José obrero la situación de trabajo y de oficios de Misiones, nada menos. Una provincia con una imagen muy particular muy propia con perfiles laborales también propia, típicos de la zona. Y por el otro lado la Sagrada Familia en la huida a Egipto, un momento de migración, porque Misiones es un lugar de históricamente de migraciones, de diferente tipo. Y ver qué suerte corrieron esas migraciones que también es un tema muy polémico, muy actual, por las crisis que atravesamos como sociedades y como especie (…) Él me pidió que sea muy realista con lo cual estos vitrales tienen un carácter testimonial muy fuerte…” resume Subirats sobre las temáticas a las obras.

“En el rosetón de la derecha,  el de San José Obrero, donde Jesús aparece de ayudante de José;  aparecen diferentes escenas de trabajo.  Las escenas superiores son escenas más felices, más plenas, son típicas y específicas de acá (…) asi como otras cosas que se van derrumbando, que van empezando a entrar en crisis se van situando en la parte de abajo, de tal manera que aparecen los niños solos en la calle porque los padres no estan trabajando, o estan oprimidos por la droga o el alcohol …es una imagen que tiene que movilizar a la gente concretamente… o por ejemplo el desmonte indiscriminado de bosques con un individuo que está con una motosierra…” ejemplifica.

Un trabajo de búsqueda en las raíces y en la realidad misionera:

Según relata Subirats, la confección de los vitrales le implicó un trabajo de campo en nuestra provincia en el cual buscó documentar escenas de la vida y el trabajo en Misiones, en una búsqueda de “…que la Catedral pueda tener su propio testimonio tanto de trabajo y oficios como de sus inmigrantes…”  resume Subirats.

Sobre el propósito de hacer de los vitrales una obra testimonial, Subirats opina que  “La iglesia no tiene por qué hacerse cargo materialmente de la gente, pero si debe apoyarla espiritualmente y moralmente porque la gente lo que necesita es dignidad, y creo que en ese sentido estos vitrales son muy útiles a los efectos de lo que Mons. Martínez propuso que es una liturgia viva en imágenes…”

Los vitrales serán inaugurados y bendecidos en la misa del 25 de mayo.

En pleno trabajo: “Aquéllo que es una simbología pertenece a un medallón antiguo, y las imágenes hiperrealistas de las escenas de trabajos y de oficios con sus aspectos positivos y muy negativos nos dan cuenta de toda una situacion muy particular y de Misiones, con retratos inclusive que están recreados en ambos rosetones y que fueron documentados por mi fotográficamente cuando pude hacer un trabajo de campo acá…” relata Subirats sobre el proceso de síntesis en imágenes de la realidad misionera con la simbología tradicional en los vitrales. En este rosetón aparece en el centro la huida de la Sagrada Familia a Egipto y en la parte superior, la referencia a momentos históricos de la región.



 

 

 



Un artista del vitraux:

Pablo Subirats, tercera generación de vitralistas de origen catalán, deja su legado en la Catedral de Posadas.

Pablo Fivaller Subirats (1958) vive en Bella Vista, Buenos Aires, y allí tiene su atellier de vitraux. Relata que pertenece a una familia de artistas de origen catalán que se han dedicado al arte de los vitrales, de la cual es la tercera generación.

Realiza obras originales y restauraciones de vitrales. Entre sus trabajos se cuentan la restauración de los vitrales del Teatro Colón y obras nuevas para numerosas instituciones públicas asi como los vitrales de una gran cantidad de templos católicos. Su obra puede espiarse en su página: https://www.vitrauxsubirats.es/

Una de las artes del fuego:

Sobre el arte del vitraux relata: “… es muy antiguo, nace en los años 900 en Francia. Es un oficio o un perfil artístico que requieren conocimiento sobre muchos procedimientos que van en el contexto de la realización de los vitrales que requieren de un entrenamiento muy intensivo y de muy largo plazo (…) es una de las artes del fuego según otra visión. Para mi es una manera de expresión que buscó la Iglesia en un momento determinado para darle dos característica a los templos religiosos: una, un ámbito de mística a través de los colores y por otro lado una explicación conceptual y espiritual de la existencia de Dios para la gente que no sabía leer (…) el vitreaux siempre tiene un perfil de carácter conceptual como lo tiene cualquier obra de arte pero lo tiene particularmente hecho a partir de la situación técnica de que el vitraux necesita de la luz posterior para poder ser apreciado o leído, por lo cual tiene en si mismo una magia de carácter visual que no tienen otras artes plásticas…”

 

 

COMPARTIR
  •  
  •  
  •  
  •  
  •  

También te podría gustar...