Ensamble Tataconco: “Esto recién comienza”

Matías Almirón dirige el grupo de percusión Ensamble Tataconco, una experiencia de improvisación musical que se va organizando mediante un sistema de señas. Dialogamos con él minutos antes de la primera fiesta organizada por el grupo en Espacio Reciclado. Audio.

 

El sábado 8 de junio Ensamble Tataconco organizó su primera fiesta en Espacio Reciclado. Poco antes del comienzo del evento dialogamos con su director Matías Almirón y presenciamos el ensayo del grupo.

Once percusionistas forman un semicírculo frente al director del grupo que dirige la improvisación musical mediante un sistema de señas. Luego de dar algunas indicaciones a los músicos y repasar el significado de algunas de las señas que utilizan, Matías les recuerda a los músicos:  “No se olviden de disfrutar, que al cabo eso es el fundamento de todo esto…”

El resultado de la improvisación es una composición única y original que no responde a un estilo musical determinado, con períodos de ejecución que pueden durar largos minutos y que atrapa a los músicos  en un juego de intercambios rítmicos.

Esta modalidad tiene su antecedente en el  grupo La Bomba de Tiempo, cuyo fundador y primer director Santiago Vázquez creó el sistema de señas para coordinar la improvisación musical de los percusionistas.

En cuanto a cómo Tataconco fue adoptando esa forma de hacer improvisación nos dice su director Matías Almirón: “Éramos un grupo muy chiquito donde yo pasaba más que nada técnica, depués fui implementando el sistema de señas de Santiago Vázquez que eso es un poco a lo que llegamos ahora, al desarrollo de las señas. El primer grupo de esto fue La Bomba de Tiempo que surge en 2005 más o menos. Después la idea fue mutando, con instrumentos melódicos armónicos. Después sacamos todo, dejamos solamente el canto y la percusión.” – señala en relación a la propuesta actual del grupo.

“Es la improvisación con el bagaje que trae cada músico, y se va armando una improvisación que yo como director la voy organizando a través de señas. Pero la propuesta surge de los músicos, así que también es importante la técnica y el conocimiento previo que tengan, con eso la improvisación se enriquece un poco más.” valora. 

Música del mundo en Tataconco:

“Influencias, sobre todo la más fuerte venía de los ritmos  latinoaméricanos en si y por ahi sudamericanos, de Colombia,  de Perú, eran como los mas fuertes; de Brasil ni hablar, estamos acá pegados. Después surge Venezuela también con las maracas, el joropo, una música muy rica. El merengue en cinco que es muy poco común, y también sumamos un amigo que se compró un tres cubano, yo vivi en México un tiempo y me traje una jarana mexicana, son unas guitarritas chiquititas, se toca son jarocho. (…)  Y  vengo de familia árabe, trabajé mucho tiempo con música árabe, ahora no tenemos pero tocamos mucho tiempo con tambores árabes… Rítmicamente ahora cada tanto aparece porque yo propongo algunos cortes con esa influencia, de hecho tenemos mucho en América de eso, lo afro- árabe. Tímbricamente no aparece ahora en esta formación pero más adelante…” repasa Matías, que sin embargo advierte que ninguna de estas influencias encasillan a la experiencia de Tataconco en un estilo determinado:

“Más que nada la música lo que hace es darnos una base, no hacemos un estilo, no somos un grupo de batucada, no somos un grupo de cumbia colombiana. La idea es como fusionar un poco eso aleatoriamente. Tocamos un tiempo largo sin cortar y la musica tiende para un lado, tiende para otro… La idea de esto también es hacer participar al público que la gente tambien entre en una idea de ritual y baile…”

 

Un grupo autogestivo y sin fines de lucro:

Matías resalta el espíritu de Tataconco como un grupo dedicado a la creación musical y alejado de los fines de lucro.

“Es un grupo muy autogestionado, sin fines de lucro. En todos los lugares donde tocamos nunca cobramos. Es un poco mantener ese espíritu, que no aparezca de por medio la plata y ciertos intereses que van interrumpiendo lo musical…” define, aunque señala que cuando son convocados a tocar piden que se le cubran gastos como el de la movilidad para no tener pérdida.

“La idea es esa, tocar por amor al arte, improvisar y seguir conociendo un poquito mas de música del mundo para poder incluir a esto…” reflexiona. “Estamos en proceso de creciniento… Acá iremos sumando otros instrumentos de viento, trompetas, gaitas colombianas, asi que esto recién comienza.”

 

COMPARTIR
  •  
  •  
  •  
  •  
  •  

También te podría gustar...