“Apuntamos a una Biblioteca diferente”

La Biblioteca 2 de Abril funciona desde 2016 en el barrio posadeño del cual tomó su nombre. A partir de su creación, su comisión directiva impulsó además, la creación de una red de filiales que hoy suma veinte bibliotecas distribuidas en Misiones, Jujuy, Corrientes y Paraguay. El Reportero dialogó con su fundador, Beto Rivas, quien relata el origen y el concepto de este proyecto cultural. Audio.

 

“Beto” Rivas es el impulsor de la creación de la Biblioteca 2 de Abril. Según nos cuenta en el local de la biblioteca, todo empezó a partir de los pedidos de préstamos de libros que le hacían sus vecinos. Luego probó con pedir donaciones de libros a través de las redes sociales y tras recibir una cantidad importante,  decidió reunirse con un grupo de amigos y fundar una ONG. Primero alquilaron un local pequeño donde, en poco tiempo no cabían los libros. A través de diferentes gestiones, lograron que la provincia convierta un viejo escenario abandonado en el local que hoy ocupa la Biblioteca.

“Beto” Rivas, el impulsor de la Biblioteca 2 de Abril y su red de filiales.

Cómo hacer que los chicos vengan:

El trabajo de incentivación a la lectura aparece como el primer desafío que perfiló las actividades de la Biblioteca 2 de Abril:

“Somos una comisión de siete personas, estamos inscriptos en personas jurídicas legalmente (…) estamos bien constituidos. Desde el principio supimos que no ibamos a ser una biblioteca normal, porque teníamos libros y muy poca gente venía, entonces comenzamos a hacer trabajos motivacionales para que la biblioteca sea concurrida. Pensamos cómo hacer para que los chicos vengan, apuntanos a los chicos. Empezamos con radioteatros infantiles, talleres de lectura, talleres de ajedrez, armamos una ludoteca, hacemos cine gratis desde ese momento y hasta ahora todos los viernes y cada semana nos vamos a una filial a llevar cine y explicamos los beneficios de la lectura y de acercarse a la biblioteca…”   rememora Rivas, quien enumera una larga lista de actividades que se llevan adelante actualmente en el lugar entre las cuales destaca los programas de terminalidad educativa tanto de escuela primaria como secundaria: “El Fines de secundaria que tenemos acá es el más grande de la provincia con 29 alumnos” destaca.

La relación de los lectores con el libro es una cuestión que Rivas remarca como algo que diferencia a la Biblioteca 2 de Abril: “Si bien en todas la bibliotecas el centro es el libro, en la en la Biblioteca 2 de abril no solamente es el libro sino el lector en el mismo porcentaje. En nuestra biblioteca los libros en los estantes no nos sirven. El libro lo podemos comprar, lo pueden donar, podemos fotocopiar inclusive, ahora, un chico que no lee, no. Con esa forma de entender las bibliotecas hemos cambiado el sentido y nos hemos duplicado, triplicado, llegando inclusive a tener 20 bibliotecas…”  señala Rivas y hace hincapié en que si bien como toda otra Biblioteca les interesa la preservación del material en buen estado, entienden la necesidad de que el lector use los libros, los repase, los hojee, e inclusive si los marque si le parece necesario.

En su concepto, un niño que lee “Es un adulto que va a tener otro sentido de la vida y va a saber como encararla.”

Objetos antiguos: máquinas de exribir, discos de vinilo, reproductores de VHS, radios antiguas. Todos los objetos están disponibles en la biblioteca.

 

La importancia de la gratuidad y de la accesibilidad:

“Pregonamos este tipo de lectura gratis (…) Trabajamos de esa manera, no regalamos los libros pero si damos la posibilidad de que los chicos puedan leer “ declara Rivas, quien aclara que la Biblioteca cobra a sus socios mayores  una cuota simbólica de $ 100 por año, en cambio los chicos en edad escolar no pagan nada: “No entendemos por qué un chico que se tiene que instruir tiene que pagar”- resalta.

Con este concepto de poner herramientas al alcance de quienes lo necesiten, sobre todo de niñas y niños en edad escolar, es que fueron impulsando la creación de filiales que actualmente suman 20 bibliotecas.

Además de tener varias filiales en Posadas, en varias localidades del interior se formaron filiales de la Biblioteca 2 de Abril como en Wanda, El Soberbio, Mártires, Oberá, Campo Viera, Santa Ana, Santo Pipó, Bonpland, Tres Capones, Almafuerte. A ellas se les suman dos bibliotecas en Paraguay, una en la Isla de Apipé y una en la localidad de Humahuaca.

“Ibamos a las localidades, donamos 1000 a 1500 libros y empezamos a bajar proyectos – explica Rivas – En cada filial armamos una mini comisión de cinco personas que son los que están al frente y que se encargan de coordianr con el personal que está a cargo del proyecto acá cada 20 dias tenemos reunión de comisión, donde se evaluan o s trabajos, tenemos reuniones de comisiones municipales (…) estamos bastante organizados…”

“Hoy por hoy la biblioteca 2 de abril anda por 500 préstamos en el año, es un volumen bastante grande y yel 70 % de esos prestamos es a chicos. La mayoria de la spersonas que concurren a nuestra biblioteca son chicos.” resume.

Con respecto a cómo se sostiene el funcionamiento de este emprendimiento, resalta el trabajo voluntario que realizan para solventar lo que implica mantener el funcionamiento de las bibliotecas:

“Si bien tenemos colaboradores anónimos, la biblioteca se sostiene con venta de pollo, ropa usada y pastelitos… el que diga que no se puede miente porque nosotros hace tres años que funionamos asi…”- valora Rivas, quien destaca que el emprendimiento es un servicio y que quienes lo llevan adelante no lo crearon para tener una fuente de ingresos.

 

Libros para todos:

La biblioteca cuenta con declaraciones de interés para varios de sus proyectos de diferentes instancias del Estado:

“Cuando inauguramos en 2016 fuimos declarados de Interés Municipal,  a fines de 2016 de Interés Provincial, y en el 2017 Beneplácito en el Congreso de la Nación. También tenemos declaración de Interés Provincial en Radioteatro, en Apoyo Escolar, en Libro para Todos que es libros en las paradas de colectivos, en la playa, en el banco y en las comisarías…” – enumera Rivas.

El programa Libro para Todos es tal vez la iniciativa más llamativa que llevan adelante desde la Biblioteca 2 de Abril, ya que implica una apertura al público y el traslado de libros a lugares no convencionales, como paradas de colectivo, bancos, el Balneario El Brete, alguna comisaría o algunas heladerías.

“Hemos sacado en 2016 libros en las paradas de colectivos, en cuatro paradas de colectivos, con un cartelito que decía “si te interesa podés llevar pero deja otro”. Y hemos encontrado libros que no eran nuestros en los cajones . Pregonamos ese tipo de lectura. Este verano estuvimos en El Brete, pusimos lanchas con libros gratis, estamos en el Banco Nación, en el municipio en la caja, donde se pagan los impuestos hay libros gratis…” relata, y aclara que esta modalidad exige un control semanal del stock de libros que se dejan en los lugares abiertos al público.

“Impulsar esto de la lectura gratis es fundamental, nosotros tenemos que apuntar a nuestros chicos, no cobrarles a nuestros chicos. El chico que se tiene que instruir no tiene que pagar. Facilitarle en lo posible, darle las herramientas necesarias para que el día de mañana sean buenas personas y que nuestro país mejore. Creo que lo fundamental acá en la parte cultural no solamente la parte de escritura y lectura, o interpretación de textos. Lo fundamental es la ética y los valores practicamente en nuestro pais que se ha perdido bastante y la mayoría de nuestros problemas no solamente económicos pasan por ahi.” concluye Rivas.

 

 

 

 

COMPARTIR
  •  
  •  
  •  
  •  
  •  

También te podría gustar...