“Me di cuenta de que lo podía hacer”

Miriam Ingrid Barboza se hizo conocida como referente de  la organización Mujeres por la Matria Latinoamericana (MuMaLa) que trabaja sobre la violencia de género e inició la tarea de llevar un Registro Nacional de Femicidios. En diálogo con El Reportero repasa su experiencia en el acompañamiento a mujeres víctimas de violencia en Misiones y reflexiona sobre la relación entre esa tarea y la militancia política. Audio.

 

Miriam era  militante de la organización Libres del Sur y como tal fue la encargada de instalar a MuMaLa en Misiones y también coordinadora nacional de esa organización, tarea en la que fue relevada recientemente con la designación de una nueva coordinadora.

Sin embargo  Miriam se inició en Misiones, a donde regresó luego de años de vivir en Buenos Aires, con otra experiencia de acompañamiento que fue la creación del grupo “Toma mi mano, No estás sol@ en Misiones” en las redes sociales.

“Surge desde hace 5 años aproximadamente cuando yo llego a la provincia y habiendo vivido lo que viví sobre violencia de género, y encuentro un montón de trabas en lo institucional y en todo lo que debería ser el abordaje, la asistencia y el acompañamiento a las mujeres que sufren violencia de género… había cosas que no estaba bien, cosas que no funcionaban “ describe.

La decisión de formar un grupo en una red social fue la forma de iniciar contactos con mujeres que sufren violencia o que buscan ayuda para otras que pasan por esas situaciones. La consigna “No estás sol@” apunta a un problema común a las víctimas de violencia que es el aislamiento: “eso es lo que muchas veces tienen las mujeres que sufren violencia, pensar que están solas, muchas se quedan solas en esa transición de salir del círculo violento…”

A través de ese grupo le llegó  la información sobre una mujer que estaba sufriendo violencia de género, le dieron sus datos, su dirección y Miriam decidió visitarla : “Me acuerdo de que no tenia ni para la SUBE, pero me fui caminando” – recuerda – ” ahi me di cuenta de que yo tenia algunos conocimientos más, los protocolos, la denuncia, la Justicia” – información que con frecuencia las víctimas o quienes desean acompañarlas no tienen clara.  “Empezamos a trabajar en esto. Me di cuenta de que lo podía hacer y que cuando te dicen que no hay plata, que no hay esto, que no hay lo otro, cuando tenés voluntad caminás.” afirma Miriam.

Ese fue el comienzo de un camino que tuvo otras derivaciones. “A raíz de esto yo presento un proyecto de capacitar a las mujeres de Barrios de Pie, empecé a trabajar con esto, me dan la propuesta y el desafío de instalar a MuMaLa acá en la provincia de Misiones, un movimiento del que todavía acá no se hablaba, no se sabía de qué se trataba. Lo hice, lo tomé como un desafío. Fueron dos años de muchísima experiencia, dimos muchísimos talleres, trabajamos en el interior, hicimos un trabajo territorial sobre la violencia” – evalúa Miriam sobre el trabajo de estos años.

Su carácter de militante política es una cuestión que está presente en todo momento en el desarrollo del trabajo de acompañamiento y Miriam reconoce que muchas veces se entiende como un condicionamiento en la relación con las personas que solicitan asistencia. En ese sentido, Miriam es muy tajante respecto a la incondicionalidad en el acompañamiento a las víctimas de violencia.

“El condicionamiento que te da el formar parte de un espacio politico hace que no puedas trabajar realmente como vos querés. Y muchas personas se condicionan al llamarte o al preguntarte pensando que si vos estás de este lado no estás de este y la violencia es la misma en todos lados (…) Nosotros no le podemos poner una bandera a esto, tenemos que portar una sola bandera que es no a la violencia y mostrar a las mujeres que tienen derechos y que esos derechos hay que hacerlos valer.”

Una tarea que “Ya forma parte de nuestra vida”

En el mismo sentido, Miriam señala su convicción de la necesidad de trabajar sobre la temática desde ellugar en el que esté, en momentos en que su designación como coordinadora nacional de MuMaLa llegó a su fin, ya que el jueves pasado Libres del Sur llamó a elecciones para designar a una nueva coordinadora de ese espacio:

“Desde ese dia con la nueva coordinadora dejo yo este cargo, que la verdad para mi fue un placer, un honor formar parte de esto, que haya sido al menos el puntapié para que el movimiento se instale en la provincia de Misiones.  Y que las compañeras que tomen la bandera lo puedan seguir desde ese lugar, llevando en la provincia todo lo que es el trabajo del registro de femicidios,  si bien es algo que nos compete a todos. Que no es porque tengas esta bandera o aquella que no nos hagamos cargo de las muertes de mujeres acá en la provincia , no nos hagamos cargo del acoso sexual que vivimos cotidianamente que forma parte de la violencia, y en lo que nosotros vamos a seguir trabajando desde otro lugar pero que ya forma parte de nuestra vida también…”

COMPARTIR
  •  
  •  
  •  
  •  
  •  

También te podría gustar...