“Soy un payaso feliz…”

Nicolás Maruca es “el Payaso Abelardo”, el personaje de circo con el que trabaja hace 17 años. De paso por Posadas, a donde vino a presentar su espectáculo, nos contó sobre su oficio con entusiasmo contagioso. Audio.

El jueves 22 de agosto Nico Maruca acompañó la iniciativa de Sakados del Tacho de presentar un espectáculo para festejar el Día de la Niñez con las niñas y niños que acampan junto a sus familias en la Plaza 9 de Julio de Posadas. Poco antes del comienzo de la obra se tomó unos minutos para contarnos sobre su oficio de payaso, un trabajo que – dice- le genera muchas alegrías.

De mochilero a hacer malabares en los semáforos:

Cuenta Nico que a sus 21 años vivia en Lomas de Zamora y estudiaba Ingeniería Química en la Universidad de Buenos Aires. Fue entonces que, en un viaje que hizo se encontró con una situación que lo terminaría involucrando en el mundo del espectáculo callejero:

“…me había ido de mochilero, me robaron todo en Perú. Y de alguna manera quise seguir viajando. Entonces me contacté con unos artesanos que me contactaron con unos titiriteros (…) uno de los personajes que conocí me enseñó a hacer malabares (…) me mostró que haciendo malabares en el semáforo podía recaudar como para pagarme un hotel, una pensión y comer… De esa manera comencé a hacer malabares en el semáforo…” recuerda Nicolás sobre sus primeros pasos en una actividad que lo fue llevando a lo que hace hoy.

“ Cuando volví a Buenos Aires – yo soy de Lomas de Zamora- a los meses tenía que seguir estudiando Ingeniería pero ya estaba yendo un poco más involucrado al semáforo con un vestuario, me había empezado a involucrar con unos talleres de circo… y cuando me quise dar cuenta ya estaba haciendo espectáculos en una plaza, tenía un nombre de personaje (…) Ya mi vida, la actividad de hacer espectáculo era total. Y en ese camino estudié (…) hice talleres de clown, de improvisación, de teatro y fui nutriendo esto…” dice en referencia a su profesión, con la cual – expresa, le llevó años identificarse: “Ahora hoy te digo soy payaso profesional, vivo de esto, es mi oficio, trabajo de esto ciento por ciento, mantengo con esto a mis hijos. Pasó mucho tiempo, ,pasaron seis o siete años donde yo ya iba a festivales, viajaba, venia a Posadas por ejemplo al Kruvikas de los Kossa Nostra y todavía no me consideraba… tenía una visión muy profesional del payaso. Hoy si, hoy con 17 años no tengo dudas de que soy payaso, mi hijo es payaso, me encanta cuando veo otro payaso, trato de intercambiar siempre que veo a alguien acerca de lo que sea, de todo lo que uno sabe …”

“De alguna manera iba a terminar en este oficio”

La pasión por lo que hace se expresan de manera vehemente cuando define: “Hoy yo digo que no veo otra manera de existir que no sea actuando en una plaza, en un teatro, en una carpa de circo… como que pienso que de alguna manera yo iba a llegar a esto. Me pasaron cosas para que termine siendo payaso. Hoy es tan fuerte lo que me pasa, me genera tantas alegrías, tanto reconocimiento que creo que de alguna manera iba a terminar en este oficio…” reflexiona.

El camino en el cual se terminó dedicando al espectáculo le implicó abandonar la carrera que cursaba: “Ingeniería Química en la UBA. Era algo muy exigente, muy difícil. Me llevaba mucho tiempo de estudio en mi casa más allá de la cursada. Fue difícil también porque la familia como que… ¡de repente estaba haciendo malabares en los semáforos! ´Bueno, mientras siga estudiando – decían- no pasa nada…´ ¡De repente ya me había conseguido un sonidito e iba con un chango de supermercado con más cosas a la plaza a actuar! Mi papá con mi hermano charlaban ´pero viste que este cuatrimestre no está estudiando…´ Hoy en dia mi papá, mi hermana, mi hermano son mis fans, son los que más me admiran, los que más me apoyan, los que más disfrutan mi trabajo. Eso está buenísimo. Yo veia mis videos de hace 16 años y digo, claro, mi papá se debía preocupar. ´Encima es malísimo pobre, se quiere dedicar a esto y es malísimo… ´Pero bueno, le dediqué muchísimo trabajo y hoy soy un payaso feliz…” se enorgullece.

Artista callejero: “todos nos pueden ver”

Necochea es la ciudad donde Nicolás vive actualmente y donde actúa en una plaza en la temporada de verano desde hace 17 años:  “Desde que empecé… hago en enero y febrero 100 funciones de calle con una gran reconocimiento. A partir de las funciones que hago en Necochea salen muchas funciones, muchos contactos, mucho trabajo y después bueno, están los contactos que tenemos por la vida, que nos va dando cada vez que te presentás en un Festival, o invitaciones a festivales que te permiten salir de tu lugar y viajar a otro pais, a otra provincia, a mostrar tu arte. Está buenísimo, eso es algo que jamás me hubiera imaginado, jamás lo hubiera soñado posible. El hecho de vivir de payaso era un sueño increible que pude cumplir a los años que había empezado. Ya ahora el hecho de que te llamen para viajar con tu espectáculo… yo siento que es un privilegio. Por eso también estamos cuando toca hacer funciones que no se cobran… también hay que estar, porque una de las cosas que me gusta de la calle es que todos nos pueden ver…”

Según explica Nicolás, el espectáculo callejero implica una capacidad de llamar la atención del público, que a diferencia de las actuaciones en lugares cerrados está expuesto a innumerables elementos de distracción posibles: “Trabajo mucho con lo que pasa, que eso es algo que aprendés en la calle (…) En la calle todo te distrae… yo trabajo mucho con el público, mucha participación del público. Eso te tiene que mantener alerta. Vos tenés que estar atento a que la gente se ría porque la idea del payaso es que la gente se divierta, que la pase bien, que se sorprenda…y en la interacción del público disfrutan de eso, de algo que de ninguna manera puede estar preparado…siempre es improvisado…” dice en referencia a un contexto en el cual todo lo que ocurre puede ser incorporado como elemento de la intervención artística. También valora como forma de inclusión el hecho de trabajar a la gorra:

“A la gorra el que no tiene plata puede ver el espectáculo lo cual en este momento del capitalismo feroz que vivimos es un aliciente…”

Luego de su paso por Posadas, Nico Maruca tenia previsto actuar en Brasil, en Uruguay y luego volver a Necochea donde – dice- tiene además de su espectáculo del Circo de Abelardo otro proyecto llamado The Marielenos Walsh Experience, una banda con la que hace covers de canciones de María Elena Walsh en versión rock.

En cuanto a su trabajo, dice tener su agenda completa hasta fin de año:

“Por suerte tengo eso, que de acá a fin de año tengo mi agenda preparada. Entre funciones trabajo muchos en eventos, casamientos, cumpleaños, municipios. En ese sentido me ha dado eso, ya tengo yo una seguridad por lo menos de acá a fin de año, después tengo la temporada que me va muy bien. Me ha dado eso, poder ir armando una agenda, viajando y trabajando de lo que me gusta…” remata.


Más info:

El Payaso Abelardo tiene su página web y redes sociales:

http://payasoabelardo.com/

https://www.facebook.com/payaso.abelardo/

COMPARTIR
  •  
  •  
  •  
  •  
  •  

También te podría gustar...