“No hay dignidad del docente si no hay dignidad del conjunto de los trabajadores”

Jorge Romero es docente y militante de base del Movimiento Pedagógico de Liberación (MPL). En diálogo con El Reportero repasó la actual situación de los trabajadores de la educación y se refirió a la experiencia de la Asamblea que vienen realizando periódicamente en la Plaza 9 de Julio como una instancia articuladora para superar la fragmentación. Audio.

 

Problemáticas como el deterioro salarial provocado por la inflación y la incidencia de las sumas en negro, o las dificultades que enfrentan a la hora de jubilarse son temas que Jorge Romero describe en esta entrevista en la que además de apuntar a la situación específica de los trabajadores docentes expresa la necesidad de que su lucha confluya con la del conjunto de la clase trabajadora.

Salarios, jubilaciones:

Sobre la situación salarial actual de los docentes, Jorge puntualiza algunas cifras que describe el deterioro causado  desde el año pasado: “venimos de una pérdida muy brutal, el año pasado con una inflación del 48% nosotros hemos tenido solamente un aumento cercano del 20 %; y este año un aumento del 23 % a febrero con una inflación que a esta altura ya trepa al 30%. A eso hay que agregarle la brutal devaluación de la semana que nos colocaron en una situación muy crítica…”

Según expresa, “eso se agrava en los docentes de nivel primario y los docentes recién iniciados que cobran un salario de apenas 15 mil pesos (…) Hoy casi el 40% del salario de un recién iniciado es en negro” y explica su composición: “Está atado a la paritaria nacional que en el 2016 definió que el salario mínimo de un docente debía ser un 20% por encima del Salario Mínimo, Vital y Móvil. Es una cláusula de indexación automática que ha quedado absolutamente desfasada por la inflación. Además se efectúa a través de componentes en negro, lo que se denomina “garantía salarial”. Con el agravante de que en la provincia eso se percibe con un atraso de casi tres meses.”

“El otro gran problema – muy crítico – es el que tiene que ver con la jubilación. EL IPS no respeta la legislación, que es taxativa, respecto a cómo debe calcularse el primer haber, entonces calcula de manera discrecional, según la cara del futuro jubilado. De esta lucha se han hecho eco hace mucho tiempo los docentes de Marea Blanca que vienen planteando una deuda histórica que tiene que ver con el no pago de las movilidades como estipula le ley sino a través de toda una serie de entuertos legales que lo que hacen siempre es en desmedro de los trabajadores de la educación” – denuncia.

Reforma educativa hacia el 2030: “es una reforma laboral”

“Estamos transitando por una reforma educativa. No hemos logrado discutir en profundidad este tema… pero el tema de la reforma va a definir no solamente la cuestión que tiene que ver con lo pedagógico, lo disciplinar, lo epistemológico, el cambio de concepción sobre todo de la escuela secundaria, sino también la relación laboral. Nosotros estamos convencidos, a partir de los análisis de los distintos documentos (…) y a partir de la experiencia en otros países (…) que la reforma educativa es una reforma laboral, que viene por la extensión de la jornada laboral, por una sobreexplotación de las tareas que de por si realizan los docentes” – caracteriza Jorge y vincula este tema con un proceso de marcada polarización en la educación: el deterioro de la educación pública y la elitización de la oferta educativa para pequeños sectores pudientes, por el cual se va configurando: “una educación elitizada y otra que forma mano de obra barata y cada vez más flexible con muchas dificultades para insertarse porque el tema educativo va concatenado a la situación de creciente deterioro laboral…”

 

los campesinos, los tareferos, los desocupados son los padres de nuestros alumnos. No se puede pretender calidad educativa en un contexto que cada vez implosiona más cruelmente…”

 

Asambleas docentes en la Plaza 9 de Julio de Posadas:

La dispersión de las luchas y  la hegemonía del gremio oficialista cuyo papel aparece muy ligado a la gestión gubernamental permitiendo el deterioro salarial y de las condiciones laborales son puntos que emergen como preocupaciones. En este marco, Jorge reivindica la realización de las Asambleas docentes como un ámbito de confluencia y de generación de consensos:

“Reúne a docentes que estamos afiliados a sindicatos, que militamos orgánicamente en sindicatos, otros que son independientes, otros que son autoconvocados. A partir de las experiencias de asambleas por escuela (…)  fluctuando con la cantidad de participantes pero con mucha voluntad para ir planteando cuáles serían los ejes sobre los cuales hay que ir trabajando y convergiendo. Este tipo de espacios permiten apuntalar una propuesta más unitaria, que a partir del respeto de las identidades de cada organización vaya trazando un horizonte común de tratar de encontrarnos, de vencer la fragmentación, la dispersión, que es lo que nuestros compañeros necesitan para volcarse a una lucha…”

 

Estamos convencidos que estas experiencias unitarias, de discusiones desde abajo, por la base, van a empezar a fructificar, a trazar un rumbo más articulador…”

“Ir al encuentro con el conjunto de la clase trabajadora…”

Sin embargo, en su planteo la necesidad de confluencia no se limita a la lucha docente, sino que se plantea como un desafío de construcción con todos los sectores de la clase trabajadora:

“Estos son momentos claves donde nos interpelan, donde hay una pérdida de las condiciones reales y objetivas muy brutal  (…) avanzar en la comprensión de que los trabajadores de la educación – es nuestra tarea, un camino largo – (debemos) ir al encuentro con el conjunto de la clase trabajadora que tiene reclamos que son clave para triunfar en conjunto, como clase. Es un proceso que nos debemos. No todos los sectores sindicales comparten esa lógica. Hay una fuerte matriz que considera que el docente es un profesional que está aislado, que está más identificado con los estándares o parámetros de la pequeña burguesía o la clase media – que cada vez materialmente eso está mas lejos, la proletarización de la docencia es cada vez mayor. Y bueno, eso debe interpelar ideológicamente la conciencia de los trabajadores de la educación; entender que no hay dignidad del docente si no hay dignidad del conjunto de los trabajadores. Podemos llegar a tener algunas mejoras pero nunca van a ser las suficientes porque el conjunto de la clase tiene profundas necesidades, las cuales debemos nosotros trabajar y contribuir para remediar.” reflexiona.

COMPARTIR
  •  
  •  
  •  
  •  
  •  

También te podría gustar...