“El Botánico combinó la hermosura y lo maravilloso del lugar con las ganas de hacer”

Viva el Botánico es una iniciativa comunitaria nacida de la intención de rescatar del deterioro al Jardín Botánico de Posadas, que combina una feria de economía popular con actividades de juego, concientización sobre la preservación ambiental y  propuestas culturales. Algunos de sus integrantes nos cuentan sobre la historia de este colectivo y la propuesta de recuperación del lugar que elaboraron. Audios.

 

La preocupación por el deterioro de la infraestructura del Jardín Botánico de Posadas fue el punto de partida para una propuesta de acción comunitaria de reapropiación del lugar por parte de los vecinos, que se integra a una iniciativa de feria popular y actividades culturales. La propuesta y la participación fueron creciendo e incorporando a participantes que le dan vida a una verdadera fiesta que se llama Viva el Botánico.

Paula, Iván y Haydeé nos recibieron en el espacio de plaza del Botánico para hablar de esta experiencia comunitaria que se inició con una pequeña tienda en el mes de marzo, sumada a la preocupación por rescatar del deterioro uno de los espacios más bellos de la ciudad.

Paula, una de las impulsoras del espacio.

“Nosotras veníamos con una propuesta de tienda de economía circular que estábamos sacando a la vereda de nuestra casa, acá frente al Botánico y surgió ese crucemos la calle (…) porque la verdad que sea una sólo iniciativa individual no nos estaba resultando y tampoco estaba transformando algo que era lo que nos estábamos planteando” – relata Paula sobre lo que sería el punto de partida de Viva el Botánico.

“Pedimos permiso, nos dijeron que si, salimos por el barrio, empezamos a invitar casa por casa ” recuerda. Y esa apertura a los vecinos tuvo su respuesta en la participación en la primera feria que se hizo en el lugar, con lo que cada uno quiso o pudo traer: “Nos juntamos el primer Viva el Botánico un poco trayendo cada uno su propia mesa, su propia silleta, su producto, su manualidad, su planta, lo que sea que tenía para ofrecer y arrancó asi, con un equipito de música casero y con las ganas de los vecinos de contagiarse de la propuesta que todavía no tenía una definición concreta más que habitar el espacio público y la necesidad de un ambiente compartido” define Paula.  A la propuesta se sumó además gente de otros lugares, estudiantes y vecinos de otros barrios que hoy también conforman el colectivo que sigue aportando ideas para las actividades que se emprenden periódicamente en el lugar.

Luego de la primera actividad se realizó una asamblea que definió la continuidad del espacio y avanzó en cuestiones organizativas: “A la segunda reunión ya nos estábamos dividiendo en áreas y nos dimos cuenta de que todos teníamos alguna capacidad o alguna posibilidad de brindarle algo estructural también al evento. Si bien a pulmón…”  señala Paula sobre las características autogestivas de la organización.

Iván relata su experiencia en el espacio, al que define como “Un colectivo inclusivo desde muchos lugares, no solamente desde lo que uno hace sino desde donde uno está, donde vive. Nosotros no vivimos en el barrio y al toque sentimos que podíamos formar parte y aportar desde lo que sabemos hacer. (…) A partir de la segunda, que salió bien, se empezó a pensar en la necesidad de poder generar contenido (…) que se puedan profundizar algunas prácticas que tengan que ver con el colectivo, con cuidar el espacio…”

Iván, se sumó luego de la primera feria y valora la inclusividad del espacio.

En esta línea se enmarca la realización de actividades simultáneas a la feria, tales como charlas, talleres, espacios de juegos para niñas y niños, espectáculos musicales, etc. “Lo artístico y lo cultural tiene que tener la posibilidad de transitar libremente por estos espacios” opina Paula.

Respecto a la posibilidad de mejorar el lugar, Iván afirma que “Se puede recuperar a través de habitarlo y esa es la que militamos ahora. (…) También desde una postura acerca de  dónde pasan las cosas. ¿Es necesario que pasen siempre en el microcentro o la costanera? Decimos queremos que pasen también en otros espacios y avanzamos sobre eso…” reflexiona.

En tanto Haydeé, vecina del barrio, valora la experiencia de trabajo comunitario que vienen realizando y relata:

Le pusimos Viva el Botánico a las fiestas porque le dimos vida a algo que estaba totalmente dejado (…) Hablando del proyecto, hablando a muchas  el proyecto es como que volví a cuando era chiquita y me emocioné.  Como tengo a mis hijas quiero que disfruten de algo donde yo vine a disfrutar.” expresa.

Haydeé, se crió en el barrio Kennedy y hoy es parte dela iniciativa de recuperación del Jardín Botánico.

Audio 2: testimonio de Haydeé.

 

El estado del lugar y el proyecto de recuperación:

Mal estado de los senderos, falta de rampas de acceso para personas con dificultades motrices, falta de iluminación, baños inutilizables, ausencia de acceso a la red de agua potable por parte de los visitantes son algunos de los problemas de infraestructura que señalan los vecinos aludiendo al estado de abandono en que se encuentra el Jardín Botánico. Se trata de carencias que dificultan la asistencia del público al lugar y es el principal motivo por el cual desde Viva el Botánico, Feria Barrio Kennedy, Comisión Vecinal y Club de Abuelos se propusieron elaborar un proyecto para concursar por la asignación prevista en el Presupuesto Participativo de la Municipalidad de Posadas.

Campaña: Yo voto por el Botánico, a favor del proyecto que se pone a consideración para el Presupuesto Participativo.

En el mismo se solicita la asignación de $ 3, 5 millones para refuncionalizar el espacio que implicaría mejorar los senderos y la iluminación, instalar nuevos juegos,  renovar el mobiliario urbano y crear un nuevo anfiteatro natural para actividades culturales y recreativas.

A pesar de la importancia que le dan en este momento a la campaña para lograr apoyo a este proyecto, desde Viva el Botánico subrayan “Queremos que esto siga teniendo el tinte de la gestión comunitaria”.


El próximo domingo 8 de setiembre los vecinos de Posadas podrán elegir entre los proyectos que se presentaron en cada uno de los Centros de Integración Territorial (CIT) en que se divide la ciudad. Desde los organizadores de Viva el Botánico presentaron el proyecto llamado “Recuperemos el Jardín Botánico – espacio de juego, culturas y encuentro para las familias”, bajo el Nro. 11. Corresponde a CIT Chacra 32- 33, que comprende a los barrios ubicados entre la Av. Quaranta, San Martín, Rosales hacia el río; B° Kennedy – Jardín Botánico – ch. 223 – ch. 222 – 26 – 25 – 28 – 27 – 24 – ch. 29 – 30 – 36 – 23 – 225 – 31 – 22 – 226 – 32 – 33 – 34 – 35 – 227 – 50 – 54 – 53 – 52 – 51 – 228 – 55 – 56 – 57 – 58 – 59 – 229 – 76 – 75 – 74 – 73- 72. Por tratarse de un proyecto que implica a un espacio de interés que trasciende a su barrio, se habilitó también un padrón especial que fue trabajado desde el colectivo Viva el Botánico.

COMPARTIR
  •  
  •  
  •  
  •  
  •  

También te podría gustar...