“El diálogo debe venir con respuestas”

David Lombardi es uno de los delegados de los trabajadores del Ministerio de Desarrollo Social de Misiones. En diálogo con El Reportero describió la situación de los trabajadores del sector que, luego de un paro de 72 hs, decidieron continuar con la medida ante la falta de respuestas. Audio.

Diferentes protestas y reclamos de trabajadores estatales se hacen sentir en la calle en estas últimas semanas en la provincia, en diferentes reparticiones y ministerios. Luego de la resolución del conflicto de los trabajadores de Salud Pública con la firma de un acta acuerdo en el que las autoridades accedieron parcialmente a los reclamos,continúa el conflicto de los trabajadores del Ministerio de Acción Cooperativa y volvieron a la lucha los trabajadores de los ministerios de Ecología y de Desarrollo Social.

Asamblea en el playón de Desarrollo Social.

David Lombardi, delegado gremial y militante de ATE CTA-A se refirió a la situación que atraviesan los trabajadores del Ministerio de Desarrollo Social de la provincia, quienes en una asamblea realizada en el mes de marzo se habían fijado como objetivos lograr el pase a planta permanente de contratados y precarizados y lograr el pago de un adicional remunerativo  del 60% que perciben los trabajadores de otras reparticiones estatales.

Desde esa asamblea hasta aqui la situación se volvió más crítica: “Vemos que la vida es cada vez mas cara, la situación empeora (…) el sueldo es insuficiente. No llegamos a cubrir la luz, el agua, los servicios básicos. La alimentación es pésima.” describe Lombardi sobre la situación de los trabajadores del sector:  “Entendemos que tenemos un ministro ausente, que falta a la ética a la moral…” agrega en referencia al ministro de Desarrollo Social, Dr. Lisando Benmaor.

“ Siempre estuvimos dispuestos al diálogo, pero vemos que se extiende en el tiempo, que los pedidos están pero las respuestas nunca llegan”– reclama, y relata que trabajadoras y trabajadores de todas las reparticiones del ministerio participan tanto de las Asambleas como del paro activo: “compañeros de nivel central, Dirección de Violencia Familiar y de Género, Trabajadoras de Guarderías y de Hogares Convivenciales” enumera.

Lombardi exhibe con orgullo los resultados de las luchas que llevaron adelante desde el año pasado, como la lucha de las trabajadoras de las guarderías que se encadenaron 19 días y lograron mejoras salariales y este año varias de ellas lograron el pase a planta permanente, o las mejoras conseguidas por los trabajadores de la Línea 102 que protagonizaron también un prolongado conflicto meses atrás.

La realidad salarial:

En cuanto al reclamo central de recomposición salarial, Lombardi detalla que existen al interior del ministerio varias situaciones de contratación que se reflejan en la masa salarial que perciben los trabajadores. Entre ellos están los que llaman “precarizados” que figuran como becarios o bajo otro tipo de programas, inclusive detectaron la presencia de trabajadores ad honorem en la Línea 102, que luego del conflicto de meses pasados fueron contratados. Los trabajadores precarizados ganan entre $ 7500 y $ 8600.

“Hablamos de pobreza extrema y en muchos casos son profesionales”- advierte Lombardi-y agrega que “el gran grueso de planta permanente  y contratados,  el sueldo ronda los $ 21000,  $ 22000”, por lo que remarca que siempre estuvieron dispuestos a dialogar pero que considera que “el diálogo tiene que venir con respuestas”.

Desigualdad salarial:

Otro de los reclamos que aparecen en este conflicto es el del pago de un adicional remunerativo del 60%.  Al igual que los trabajadores de Salud Pública, los trabajadores de Desarrollo Social exigen ser incluidos en este beneficio que es percibido en reparticiones como el IPS o el Consejo de Educación.

Consideran que el pago de ese adicional mejoraría de manera notable los haberes que perciben y pone como ejemplo de la desigualdad salarial que existe en diferentes ministerios: “el playero de Desarrollo Social hoy cobra $ 22000, enfrente tenemos el Consejo de Educación y el playero que está de ese lado cobra $ 50000; y entonces uno ahi ve el desafasaje, y ellos tienen el 60% como tiene el IPS…” señala.

“La mayoría estamos comiendo con la tarjeta” – revela Lombardi y describe un círculo de endeudamiento de los trabajadores debido a los magros salarios- “mientras esto siga asi vamos a seguir pidiendo recomposición salarial y por sobre todas las cosas se nos incopore el 60% porque es un acto de justicia con los trabajadores de Desarrollo Social.”

Los trabajadores cerraron la semana pasada sin tener respuestas por parte de las autoridades, en tanto el ministro Benmaor expresó a la prensa que había derivado el reclamo de recomposición salarial y pase a planta al ministro Safrán.

Respecto a la continuidad de las medidas, Lombardi reafirma que opina que “el camino es la calle (…) mientras no se resuelva en materia salarial los reclamos van a seguir vigentes, venga quien venga.”

COMPARTIR
  •  
  •  
  •  
  •  
  •  

También te podría gustar...