Acto en solidaridad con el pueblo boliviano: “El Imperio se está dando cuenta que no va a poder llegar al poder y sostenerse democráticamente”

Convocado por un conjunto de organizaciones sociales y políticas se realizó ayer viernes 15 un acto bajo la consigna “No al golpe fascista en Bolivia”. En ese marco dialogamos con la periodista Mariquita Torres, una de las oradoras del acto, quien se refirió al panorama político latinoamericano. Audio.

Centenares de personas se dieron cita en la Plaza 9 de Julio de Posadas ayer por la mañana para repudiar el Golpe de Estado en Bolivia. Con micrófono abierto para los oradores de todas las organizaciones presentes, a la convocatoria original se fueron sumando adhesiones mientras transcurría el acto.

Entre los convocantes se contaban el Frente Patria, el Partido de los Trabajadores y el Pueblo, la Corriente Pueblo Unido, el MP La Dignidad, la Corriente Clasista y Combativa, el Partido Comunista, el Movimiento Evita,Unidad Ciudadana,  la CTEP y otras organizaciones integrantes del Frente de Todos.

El Reportero dialogó con una de las oradoras del acto, la periodista y militante Mariquita Torres, quien señaló relación de los acontecimientos políticos en la región “con la decisión del imperio norteamericano de recupear lo que para ellos es el patio trasero, que somo nosotros,  que queremos ser el jardín del mundo” y prosiguió: “definitivamente lo que está pasando en América Latina tiene que ver con el primer intento que hizo el imperio de hacerse de nuestros recursos y hacerse de nuestros bienes con supuestos gobiernos democráticos como el que está terminando en la Argentina, que vino con un discurso desde la mentira y el engaño y finalmente terminó al servicio de ese Imperio.”

En ese sentido destacó que la instalación de alternativas no democráticas de gobierno es una posibilidad que se tiene en cuenta desde los centros de poder: “el Imperio se está dando cuenta que definitivamente no va a poder llegar al poder y sostenerse democráticamente. Ya lo ha hecho en las décadas del 60 y el 70.”

Un panorama latinoamericano:

Torres hace un recorrido por lo que sucede en diferentes paises latinoamericanos, donde la mayoría de los gobiernos en la región están en manos de minorías ultraconservadoras, y las posibilidades de cambio:

“Brasil con Lula libre está mostrando  que la fantochada perversa criminal de Bolsonaro se termina con unas próximas elecciones en el país hermano; Bolivia lo decía en su campaña electoral “No seamos como la Argentina de Macri, defendamos nuestro derecho a seguir viviendo libres”. Chile está dando la muestra clara de que (…) ese modelo de país neoliberal, que se jactaba de ser un modelo para latinoamérica no era otra cosa que la perversión de estar empobreciendo al pueblo durante más de 30 años, un empobrecimiento que comenzó con la dictadura de Pinochet, y qu e con el miedo instalado en el Pueblo tardó tanto tiempo en despertarse y en desbordarse como lo está haciendo ahora… América Latina está en serio riesgo de ser presa otra vez del imperio y todas las corporaciones financieras internacionales que quieren de nosotros los recursos”.

En ese marco, el golpismo reaparece con fuerza como opción para los sectores conservadores con el aval del gobierno norteamericano y organizaciones internacionales como la OEA.  Dentro de esos planes, Mariquita remarca el papel que juegan los medios de comunicación concentrados, que en el caso de Argentina son parte de “la grieta” y trabajan en la profundización de ella.

“En la Argentina se ha dado la terrible realidad de que el Pueblo terminó votando a uno de los principales exponentes de esos poderes de la economía concentrada porque los medios de comunicación inclinaron la balanza para ese lado” – advierte.

Respecto a las posibilidades de dar salida a estas críticas situaciones en la región, Torres señala la necesidad de retomar alianzas y relaciones como la que se expresaron en su momento en la creación de la UNaSur, ante un panorama amenazante:

“Alberto Fernández ha dado señales más que claras de hacia dónde se va a encaminar el próximo Gobierno que (…) es el único camino que nos queda a Argentina y a América Latina para no quedar otras vez presos como en la décadas del 60 y el 70 del sometimiento, que viene ya no con formas de democracias blandas sino de dictaduras duras como la que ya está pasando en Bolivia.” concluyó.

 

COMPARTIR
  •  
  •  
  •  
  •  
  •  

También te podría gustar...