Gestión indígena de la Educación Intercultural Bilingüe: un ejemplo desde el Chaco

En Pampa del Indio (Chaco) organizaciones del Pueblo Qom gestionan la educación de los miembros de sus comunidades. Sixto Codutti, del Consejo Qompi, compartió la experiencia con representantes de comunidades mbya en la “Asamblea de Saberes Originarios”. Audio.

Sixto Codutti, del Lqataxac Nam Qompi (Consejo Qompi) de Pampa del Indio, Chaco, participó de la Asamblea de Saberes Originarios que se realizó el pasado miércoles en la Cámara de Representantes de Misiones. La Asamblea se gestó a partir de una convocatoria del cacique de la comunidad Yrak Miri de Concepción de la Sierra, Alejandro Tomás Méndez, y reunió a representantes mbya guarani de Argentina, Brasil, Paraguay y Uruguay, así como referentes qom, mocovíes y wichis.

En diálogo con El Reportero, Sixto subrayó la necesidad de que los pueblos mbya de Misiones luchen por la gestión indígena de la educación que reciben en sus comunidades, y puso como ejemplo la experiencia de Pampa del Indio, donde existe incluso un Centro de Educación Superior que permite a los jóvenes y adultos originarios obtener títulos como el de Pedagogía, Comunicación Social y Tecnicatura y Licenciatura en Enfermería Bilingüe Intercultural.

“Nosotros pedimos una ley de gestión indígena. Ellos mismos (los mbya) tienen que gestionar esa ley, para que se reconozca la lengua de ellos. Nosotros estamos reconocidos como lengua, porque hemos luchado”– sostuvo.

El Centro de Educación Superior Bilingüe Intercultural forma parte de un complejo educativo gestionado por las comunidades aborígenes, que también posee una Escuela Agrícola y un Bachillerato. Relató Sixto: “Nosotros luchamos por el derecho a la educación. Primero, formamos una institución para capacitar docentes. Ahí empezó. En el pueblo hay un secundario, pero al terminar el año quedan pocos porque hay una política que discrimina a los chicos. Y ahora tenemos nuestra propia escuela secundaria y nuestro terciario. Salen cada año los chicos. Se reciben de docentes y de Enfermería también.”

Orgulloso de la experiencia de Pampa del Indio, contó que los profesores hablan la lengua aborigen y saben interpretar la oficial y se lamentó por otras experiencias que también pudo conocer, como la de los diaguitas-calchaquíes de Santiago del Estero, que tienen maestros indígenas en las escuelas, pero éstos han perdido su cultura. “¿Cómo van a enseñar a su propio pueblo si perdieron su cultura?”, se preguntó. La experiencia propia, en cambio, mostró que hubo jóvenes “que pudieron rescatar su propia lengua y ahora pueden ser profesoras, maestras”.

En el complejo educativo chaqueño ahora también estudian originarios de la etnia pilagá y de la etnia wichi, y por lo tanto, la enseñanza también se realiza en las lenguas de esos pueblos. Y además estudian y enseñan “criollos”. “Nosotros no discriminamos, hay chicos criollos también. En el Chaco también hay mestizos (hijos de originarios y “blancos”). Tienen derecho los criollos a ser profesores” , contó el referente. Y de eso se trata, además, la educación intercultural. “Se hablan las dos culturas”, acotó Sixto. Las materias de Lengua y Música, por ejemplo, se imparten desde ambas perspectivas culturales, explicó.

El proyecto de Pampa del Indio obtuvo reconocimientos no sólo a nivel provincial, sino también internacional. En la inauguración del Centro de Estudios Superiores, realizada en el 2011, fueron acompañados por artistas populares como Calamaro y León Gieco. “Esa es nuestra propia gestión también” – enfatizó.

El objetivo se consiguió debido a la lucha constante de la comunidad desde hace casi veinte años, que se ha organizado de forma diferente a la ancestral, a partir de organizaciones y no de caciques, como sucedía antes.

Sixto recordó, en ese sentido, a Taigoyi’ y a Moreno, líderes legendarios del pueblo toba: “Antes existían los caciques en Pampa del Indio: Taigoyi, que logró las tierras, y Moreno, de las Palmas, que se entregó porque no quería sufrir más en la guerra. Esa fue la historia. Nuestro líder, Taigoyi, no se rinde, Es la historia de 1914, cuando paró la guerra. Cuando aparecieron los soldados ahí recién se hizo la paz. Los soldados le dijeron ‘Buscamos al cacique’. El cacique les dijo: ‘Seguro me buscan para visitarme pero también para matarme’. Esa era la estrategia. Entonces él primero sacó las balas de los winchester que tenían los soldados. ‘Ahora mátenme’, dijo. Y ahí se callaron la boca”. Taigoyi’ consiguió la devolución de 20 mil hectáreas paras las comunidades originarias del Chaco y todavía está presente en los relatos orales de las poblaciones qom.

Por su parte, los mbya guaraní siguen teniendo caciques, que ellos laman “mburuvicha”, y este hecho fue observado atentamente por Sixto. “Los mbya conservan hasta siete caciques, también las mujeres, igual que los del sur, los mapuches”- señaló.

Los qom, en cambio, se nuclean ahora a partir de organizaciones. “Lo que ahora manejamos son las organizaciones, esto es, cómo conocer los derechos. Un dirigente tiene que conocer los derechos. Yo no soy político, pero puedo llegar al Gobierno mediante mi organización”- precisó.

COMPARTIR
  •  
  •  
  •  
  •  
  •  

También te podría gustar...