En defensa del agua

El militante ambiental Eduardo Luján y la profesora emérita de la UNaM Ana María Gorosito dialogaron con la prensa sobre la convocatoria a apoyar la lucha del pueblo mendocino en defensa del agua. Se refirieron al modelo extractivo y a la situación en Misiones. Audios.

 

La provincia de Mendoza es el escenario de un generalizado repudio por parte de su población a la modificación de la ley provincial 7722 que establecía la prohibición del uso de cianuro, ácido sulfúrico y otras sustancias tóxicas que se aplican en la actividad de la megaminería, en protección a las fuentes de agua.

El día de ayer decenas de miles de mendocinos que marcharon desde diferentes puntos de la provincia hacia la capital coparon los alrededores de la Casa de Gobierno para exigir el veto de las modificaciones a la ley que protege las aguas por parte del gobernador Rodolfo Suárez. En horas de la tarde la movilización fue reprimida por la policía, con un saldo de heridos y detenidos. Sin embargo, el plan de lucha por la restitución de la ley a su texto original continúa y se mantienen movilizaciones y cortes de ruta.

En Misiones surgió desde el ámbito de la militancia ambiental una convocatoria a solidarizarse con el pueblo de Mendoza en defensa del agua, y a eso se refirieron Eduardo Luján y Ana María Gorosito.

Audio: Eduardo Luján.

“Hemos tomado la decisión de acompañar a las Asambleas que están luchando y se están movilizando  en Mendoza contra una medida que creemos que nos afecta a todos a pesar de la distancia, porque representa el desarrollo de un modelo extractivista que nosotros creemos que hay que cambiar.” – expresó Eduardo Luján a la prensa, quien atribuyó la masiva movilización mendocina al hecho de que la modificación de la ley 7722 abre las puertas a la introducción de la megaminería en la provincia cuyana, un tipo de actividad que  “es sumamente nociva para el ambiente, fudamentalmente para las reservas de agua dulce que hay en la provincia y sobre todo en una provincia que está sustentada su economía sobre la producción agrícola, la producción de alimentos que es otro problema que tenemos en nuestro territorio y que tendríamos que priorizar.”
Sobre la solidaridad expresada desde Misiones, Luján señala que la defensa ambiental es una sola frente al modelo extractivista: “Nosotros creemos que tenemos que acompañar porque seguramente luego será el tema de las pasteras, seguramente será el el fracking que también tenemos que discutirlo, serán las represas en la provincia de Misiones pero queremos dejar en claro que la ciudadanía en general estamos en contra de este tipo de avance extractivista” -señaló y definió a las consecuencias del uso de cianuro y otras sustancias tóxicas como “gravísimas”:
“Lo que más se pone en riesgo con la utilización del cianuro es justamente el agua, el agua de los deshielos, el agua de los glaciares y el agua de la reserva y de nuestros ríos”.

En tanto la antropóloga social y docente Ana María Gorosito explicó sobre la movilización en Mendoza:

Posiblemente a la población de Misiones – a nosotros nos sobra el agua- le resulte muy raro que toda la población de Mendoza se levante en defensa de su agua. Pero tenemos que prestar atención porque nosotros también tenemos serios problemas de contaminación, están ocultos esos problemas. En el caso de Mendoza que es una provincia con zonas desérticas, con escasez de cursos de agua; que se ha hecho agrícola con el esfuerzo de todo el siglo XX de su población, que produce los mejores vinos que estamos exportando, que producen divisas…  para ellos es fundamental el agua y nosotros debemos ser solidarios en eso.” – definió y se refirió a lo que señaló como incompatibilidades entre diferentes tipos de emprendimientos: “En ese caso esa producción agrícola, vitivinícola es incompatible con una minería contaminante y que requiere miles de litros de agua por día para accionar. En el caso de Misiones nosotros tenemos posibilidades de desarrollo agrícola, de agricultura familiar que son incompatibles con las represas. O es una cosa o es la otra.” explicó, y  definió al estado de los cursos de agua en Misiones como crítico por causa del uso de agrotóxicos:

“Los aborígenes te dicen: Nuestros ríos son ríos muertos, son ríos sin peces, entonces tenemos que prestarle mucha atención, ser solidarios con el pueblo de Mendoza y comenzar a pensar en qué es lo que nos está pasando a nosotros.”

Sobre la posición del gobierno nacional respecto a la actividad de la megaminería en el país, la docente se refirió a la operatoria de esas grandes empresas como extorsiva, y dejó sentada su posición de apoyo a la gestión actual y crítica hacia el extractivismo:

“En estas circunstancias yo creo además que las mineras están operando vía la provincia de Mendoza con una especie de extorsión al gobierno nacional con el tema de las divisas que son necesarias para restablecer el equilibrio de nuestras cuentas externas. Eso significa indirectamente y a través de una sola provincia un principio de extorsión que debemos parar, defender a nuestro gobierno nacional y popular y decirle ´la ciudadanía te apoya en el no a este tipo de explotación´” y expresó su confianza en la posibilidad de revertir ese rumbo: “Puede revertirse diciendo ´señores, a partir del 10 de diciembre hemos apoyado un cambio radical del proyecto, un cambio absoluto. No al liberalismo en todas sus formas´ y entonces eso significa que sí estamos en el buen camino, pero siempre que haya movilización ciudadana, sino, no va a ser posible. La sociedad debe manifestar su apoyo a los proyectos que quiere y su repudio absoluto a aquellos que atentan contra su salud, su bienestar ambiental y el de las futuras generaciones.” concluyó.

 

 

 

COMPARTIR
  •  
  •  
  •  
  •  
  •  

También te podría gustar...