La estatua de Buda más grande de Latinoamérica

  • PSX_20200222_212541
  • PSX_20200222_200347
  • PSX_20200222_200135
  • PSX_20200222_200052
  • PSX_20200222_212744
  • PSX_20200221_222852
  • PSX_20200221_221445
  • PSX_20200221_222753
  • PSX_20200221_221303
    23/02/2020: la comunidad laosiana celebra la inauguración de la estatua de Buda más grande de Latinoamérica. http://www.elreportero.info/2020/02/23/la-estatua-de-buda-mas-grande-de-latinoamerica/
  • PSX_20200221_222643
  • PSX_20200221_222518
  • PSX_20200221_222235
  • PSX_20200221_221954
  • PSX_20200221_221851
  • PSX_20200221_223137
  • PSX_20200221_221754
  • PSX_20200221_222956
  • PSX_20200221_221636
La comunidad laosiana de Posadas inauguró la estatua de Buda más grande de Latinoamérica con una celebración en la que recordaron también los 40 años de su llegada al país. Galería y audios.

El viernes 21 y sábado 22 de febrero la comunidad laosiana fue la anfitriona – luego de casi 8 años de trabajo- de la ceremonia de inauguración de la estatua del Buda más grande de Latinoamérica.
El evento convocó a miembros de la comunidad laosiana de otras provincias y países, asi como tuvo una buena convocatoria entre la población posadeña. También vinieron a Posadas para la ocasión catorce monjes budistas de Laos y Estados Unidos y un número menor de monjas.

Pong Bounchanavong: ex presidente de la colectividad laosiana en Posadas. Llegó como refugiado a los diez años de edad.

 

Pong Bounchanavong, ex presidente de la comunidad y miembro activo de la misma explicó: “Estamos festejando dos cosas: justo terminamos este año la estatua de Buda, la más grande de Latinoamérica; y 40 años que estamos acá en Argentina. Festejamos junto.” 
Relató que les llevó mucho tiempo y esfuerzo la construcción de la estatua de Buda y que pudieron terminarla gracias a donaciones que recibieron de parte de las comunidades budistas de diferentes lugares.


Pong expresó también el agradecimiento de la comunidad laosiana con la población que la recibió en Posadas, cuando llegaron como refugiados en el marco de la guerra civil en Laos: “La gente de antes, de la década del 80 se ve que son todos muy amables. Te ayudan, te ofrecen la ayuda, te ofrecen todo hasta que nosotros decimos basta, porque son tan amables que no los queremos aprovechar.” – recuerda, y reconoce de manera especial al Sr. Roberto Peralta – quien trabajaba en la Dirección Nacional de Política Demográfica cuando los refugiados laosianos llegaron a la Argentina y fue una de las personas que más colaboró con ellos en el proceso de radicación en nuestro país.

Monjes budistas: catorce monjes provenientes de Laos y Estados Unidos se hicieron presentes para la consagración de la estatua de Buda.

Desplazados por la guerra, refugiados por el gobierno militar:

Las actividades de la inauguración se llevaron adelante tanto el viernes 21 como el sábado 22. El primer día tuvieron lugar las ceremonias oficiales y religiosas, en tanto el segundo día se reservó para los bailes y comidas típicas.


Durante la ceremonia inicial, además de las intervenciones de signo religioso, la Lic. en Relaciones Internacionales Micaela Bounchanavong hizo una breve reseña de la historia de la comunidad laosiana en Argentina, refiriendo especialmente cómo y por qué fueron traídos como refugiados por la dictadura militar.

“Un gobierno que para lavar su imagen en contexto internacional fue a buscar un grupo de laosianos a los centros de refugiados de Tailandia (…) Venían con muchísima incertidumbre, muchísimo miedo y querían salir de la situación en la que estaban. ¿Y por qué el gobierno militar trajo a un contingente de refugiados? Porque quería dejar un mensaje claro.Querían demostrarle al mundo que ellos eran ‘derechos y humanos’. Querían demostrar al mundo que estaban asilando a personas que huían del comunismo. Se jactaron de ser el único gobierno de Latinoamérica que decidió asilar a refugiados e hicieron coincidir la llegada de los primeros refugiados con la llegada de la Comisión Interamericana de Derechos Humanos…” resume, demostrando de qué manera el gobierno militar utilizó la decisión de dar refugio a unas 260 familias desplazadas por la guerra de Indochina para realizar propaganda del régimen.
Una vez en Argentina, la comunidad laosiana fue recibida en el Centro de Refugiados de Ezeiza, para luego ser destinada a las provincias de La Pampa, Córdoba y Misiones. Aqui fue donde se terminaría formando la colonia más numerosa.
Las familias que llegaron a Posadas a partir de 1980 fueron alojadas en el galpón construido para la Expoferia en el barrio El Brete y terminaron ocupando también las inmediaciones, siendo relocalizadas en 1998 por la Entidad Binacional Yacyretá.
Asimismo, el Alto Comisionado de las Naciones Unidas para los Refugiados (ACNUR) financió la construcción de viviendas para 20 familias en Itaembé Guazú: la Colonia Laosiana.

Ése fue el lugar elegido para levantar, a metros del templo, la estatua del Buda más grande de Latinoamérica. En palabras de Micaela Bounchanavong: “Es un símbolo de la cultura que pretenden dejarnos a nosotros, sus hijos, sus nietos, como muestra de que todo es posible.”

COMPARTIR
  •  
  •  
  •  
  •  
  •  

También te podría gustar...