Educación: entre el “como si” de la normalidad y la realidad de la falta de respuestas

El Consejo General de Educación se presentó “con las manos vacías” a la mesa con referentes de organizaciones disidentes y asambleas autoconvocadas. Los representantes docentes denuncian que las autoridades no analizan un aumento salarial, dejan a suplentes y desocupados sin ingresos, mantienen a los jubilados en la miseria y continúan con los aprietes en pos de la enseñanza virtual, mientras declaman que hay “normal” dictado de clases. Audios.

Nos encontramos con que no hay respuesta, para el reclamo salarial no hay respuesta”, resumió el dirigente de la Unión de Trabajadores de la Educación de Misiones (Utem), Leandro Sánchez, al referirse a la reunión virtual mantenida entre autoridades del Consejo General de Educación y el diputado Ricardo Wellbach con los delegados de las organizaciones sindicales opositoras y docentes autoconvocados de toda la provincia.

En el encuentro, el presidente del organismo, Alberto Galarza, se escudó en la gran cantidad de tiempo invertido en la carga de suplentes a raíz de la extensión de las licencias, para justificar la falta de análisis de la propuesta salarial presentada en el primer “diálogo” formal hace más de un mes. El segundo encuentro primero fue postergado y luego suspendido, con la excusa del aislamiento social obligatorio, y sólo después de varias notas y la declaración de un “estado de alerta”, el gobierno lo concretó a través de una videollamada.

Pero el encuentro dejó decepcionados a los participantes, ya que el Gobierno, según sus declaraciones, se dedicó a ensalzar las bondades de la plataforma Guacurarí en lugar de dar soluciones concretas al reclamo presentado.

Al respecto, Sánchez comentó: “Nos hablan de la virtualidad, que es muy interesante, pero es incompleto… El actor central del hecho educativo es el docente y el alumno. En ese ida y vuelta entre el docente y el alumno es donde se produce el hecho educativo.” Y eso es justamente lo que no está sucediendo en estos momentos. En ese sentido, Sánchez denunció la privatización de los cursos de capacitación y además el vaciamiento del Sipted, que atentan contra el objetivo de la educación a distancia.

Valoramos el diálogo, pero no nos ha dado los resultados que esperábamos”, aclaró Sánchez y concluyó: “mientras tanto analizamos cómo sigue la lucha”.

Por su parte, Estela Genesini, de Unión de Docentes de Nueva Argentina Misiones (Udnam), remarcó la gran decepción sufrida por la falta de definiciones o “por lo menos” de análisis acerca del reclamo de un básico de 12.800 pesos votado en las asambleas provinciales. “Ellos dicen que plata no hay, menos en este contexto”, señaló la referente, a pesar de que la realidad muestra que la situación salarial se ha agravado en estos últimos tiempos.

Con respecto al tema de la educación virtual y de la aspiración del Gobierno de evaluar o acreditar contenidos, puso el ejemplo de la propia reunión para mostrar la falta de condiciones para cumplir con esta exigencia. “El primer problema fue la conectividad: tardamos cuarenta minutos para empezar la reunión porque a los colegas del interior se les complicó la conexión. Ahí les pasamos todas las críticas que tienen los colegas a la plataforma”, señaló.

En la misma línea, Genesini contó que los representantes exigieron a Galarza que “terminen con la persecución; se ponen muy densos obligándoles a los docentes que usen la plataforma.”

 

Mónica Gurina de la Asociación de Trabajadores del Estado (ATE) destacó también el tema de los aprietes al hacer la evaluación de la mesa. “Èl (Galarza) aduce que no hay aprietes de ninguna índole; nosotros manifestamos que hay muchos compañeros y compañeras que se ven compelidos por directores y directoras para que den trabajos, para que rindan cuentas, para que garanticen una evaluación. Y la verdad es que estos no son tiempos normales. En algunos medios dijeron que las clases se dictan con normalidad. No es verdad, no hay normalidad; es un tiempo de excepción”, enfatizó.

Gurina se refirió, además, al compromiso del diputado Welbach de garantizar para la próxima semana una reunión de los docentes jubilados con el Gobierno, a instancias de Alberto Holz, de Marea Blanca, que denunció el bajo nivel de los haberes jubilatorios. “Holz, en nombre de Marea Blanca, solicitó que los jubilados, que están percibiendo 13 mil pesos se levante a 23 mil pesos como mínimo, como tiempo de excepción, como una medida urgente”, precisó. Agregó que también se pidió que las cocineras contratadas en forma precaria pasen a depender de la órbita del CGE.

 

Para Ezequiel Flores, de la corriente Conti-Santoro, es claro que lo que hace el Gobierno constituye “una actitud dilatoria”. “Está aprovechando la coyuntura donde no hay clases presenciales y donde no se puede movilizar en las calles como se hizo en la primera parte del año para estirar lo más que pueda la discusión”, fundamentó. Sin embargo, el referente opina que la táctica no va a ser efectiva: “eso tiene un límite y el límite está en lo que marca lo que sufren los compañeros día a día, la inflación no dejó de crecer, el poder adquisitivo es cada vez menor…”, analizó.

A estos problemas se suma los que emergieron a raíz de la pandemia y la cuarentena, como la situación de los suplentes, que sólo se solucionó parcialmente, y de los desocupados, que no pueden inscribirse en los llamados o hacer desplazamientos, y de los cuales el Estado debería hacerse responsable. Para Galarza, sin embargo, de acuerdo con el relato de Flores, los desocupados no forman parte del sistema.

Con respecto al proceso de evaluación pretendido por el CGE, Flores criticó la impostura del Gobierno, que habla de normalidad pero reconoce puertas adentro que no hubo tal “normalidad” y opinó: “Van a querer acreditar un proceso en el cual a lo máximo que se llegó es mandar tareas. El resultado de eso puede ser muy peligroso…

 

La representante autoconvocada de Campo Viera, María Morales Carter, en tanto, resumió sus impresiones con las siguientes palabras: “Me siento extremadamente impotente, indignada, triste y a la vez preocupada, porque llegamos a una mesa donde se presenta el enviado del gobierno sin nada, con las manos vacías… Sentimos que nos toman el pelo, sentimos que se burlan de nosotros,..

Consideró, en ese sentido, que con la dilación “lo único que hacen es parchar, parchar, parchar y patear la pelota hacia adelante, demorar soluciones que son urgentes…

No obstante, anticipó que, a raíz de la insistencia de los representantes docentes, el Gobierno accedió a concretar una nueva reunión la próxima semana. “Vamos a ver si ellos traen una propuesta que sea una solución para estos tiempos tan difíciles”, señaló.

 

 

COMPARTIR
  •  
  •  
  •  
  •  
  •  

También te podría gustar...