“Tenemos que exigir primero nuestro cuidado”

Miryan López es Dra. en Bioquímica y trabaja en el laboratorio del Hospital Pediátrico de Posadas. Fue diagnosticada con coronavirus al igual que otros cinco compañeros de trabajo. En aislamiento en su hogar, dialogó con Reporterxs, mientras se sucedían comunicados de repudio ante los dichos del Ministro de Salud Alarcón sobre el supuesto “mal uso” de los elementos de protección personal (EPP).

Según los datos oficiales, más del 30 por ciento de los infectados de coronavirus en Misiones son trabajadores de salud. La cifra constituye más del doble del promedio nacional, que la Secretaría de Acceso a la Salud ubica en el 14 por ciento, número de por sí bastante alto teniendo en cuenta las estadísticas a nivel internacional.

Seis de los contagiados corresponden al Hospital Pediátrico “Fernando Barreyro” y dos al Hospital Materno Neonatal. Miryan López es una de las personas que dio positivo para el test de COVID-19 luego de que se confirmara que uno de sus compañeros de laboratorio del Pediátrico portaba el virus. “Yo sentí un dolorcito de garganta, una irritación… A mí cuando me da positivo, me llevan a Fátima, pero como todos los parámetros fueron normales, a los dos días me dieron la externación con aislamiento domiciliario ”, relató en diálogo con Reporterxs.

La protección fue deficiente”, aseguró López, y explicó: “tal vez a todos nos agarró de sorpresa…, pero no teníamos todos los insumos para trabajar”. Según su relato, “el hospital comenzó a proveer material, pero los barbijos no eran los reglamentarios”. Debido a que el laboratorio clínico/microbiológico constituye un escenario con alto nivel de exposición del personal, se debe trabajar con las medidas apropiadas de bioprotección para minimizar los riesgos de infección.

La bioquímica detalló el protocolo de seguridad que seguían, incluyendo el cambio de ropa, la desinfección de lugares y material de trabajo y el uso obligatorio del barbijo (que, insistió, no era el reglamentario), pero señaló que carecían de camisolín y de cofias, por ejemplo.

También se refirió a la denuncia que aparece en el comunicado del Sindicato de Trabajadores del Hospital Pediátrico (en formación) que dice textualmente lo siguiente: “(somos) MAL PAGADOS, pero eso no fue un impedimento para que NOS compremos nuestros EPP en el mes de marzo/ 2020 cuando no nos daban nada, incluso se discutía el tema del barbijo, como ahora se discute el ‘pago del famoso bono de nación que nunca llega’”.

La profesional en cuarentena aclaró al respecto :“cada uno buscó la manera de tener su EPP, entonces la gente empezó a averiguar precios…; al ser elementos costosos no todos tienen la posibilidad de comprarlos”. Ella por su parte, decidió adquirir con un vecino del barrio una mascarilla facial porque tuvo la posibilidad de hacerlo.

López también se refirió a las declaraciones del ministro de Salud, Oscar Alarcón, acerca del supuesto “mal uso” de los materiales proporcionados por Salud Pública, que provocaron el repudio generalizado tanto de las asociaciones de profesionales (como el Colegio de Bioquímicos), como el personal de enfermería e instrumentadores quirúrgicos del Hospital Madariaga, las organizaciones sindicales ATA y CTA-A y el gremio en formación del Pediátrico Sitrahpe. “Repudio totalmente. El personal que trabaja en el laboratorio está acostumbrado a manejar muestras biológicas; nos puede llegar hasta una muestra de un paciente con hepatitis B o con HIV; nosotros manipulamos muestras de sangre, orina, materia fecal, líquidos del organismo y conocemos de las medidas de bioseguridad. Entonces, no puede decir que la forma de utilizar la protección fue inadecuada. El manejo del material no fue inadecuado: los insumos no fueron entregados como corresponde”, sostuvo.

En ese sentido, vale recordar que el comunicado del Sitrahpe exige a Alarcón “las disculpas públicas y el real reconocimiento social y económico para todos los trabajadores de la salud”. La empleada del Pediátrico comentó que el sindicato empezó a conformarse el año pasado debido a los bajos sueldos que percibe el sector y la situación de precarización que afecta a muchos de sus integrantes.

Finalmente, la profesional enfatizó: “a mí lo que me surge en este momento es que nosotros tenemos que pensar en lo importante de nuestras vidas y nuestras familias. Nuestra característica es siempre pensar en nuestros pacientes, pero primero tenemos que estar bien cuidados y contar con una protección adecuada porque no vamos a poder cuidar a otros así”. Y concluyó: “tenemos que exigir primero nuestro cuidado”.

COMPARTIR
  •  
  •  
  •  
  •  
  •  

También te podría gustar...