“Para él no había una diferencia entre lo político y lo religioso…”

Claudio Gustavo Salvador es periodista y escritor. Mañana lunes 25 de mayo presenta su libro “Padre Obispo. La Utopía Heredada”, una obra en homenaje a quien fuera el primer Obispo de la Diócesis de Iguazú, Joaquín Piña Batllevell, junto a quien trabajó durante dos décadas. Audios.

“Joaquín Piña era un pastor, un maestro, un hermano, un compañero de camino. Nunca se mostró como un Obispo, como una eminencia que debía ser reverenciada, como suelen decir los jerarcas de la Iglesia. Rechazó esos títulos. Y vivió las dictaduras y las enfrentó con un mensaje, siempre de una manera pacífica pero con mucha contundencia” – relata Claudio Salvador intentando componer una semblanza del sacerdote jesuita que quedó en la historia de Misiones por haber trascendido su ámbito religioso y haber actuado explícitamente en el campo político.

La característica de su acción es parte para Claudio Salvador de “La definición de él como sacerdote jesuita que trascendió los templos. De los templos para afuera, se comprometió en lo social, lo ambiental, se comprometió con los pueblos originarios, se comprometió con la distribución justa de la tierra,  pero jugándose el cuero y el prestigio, jugándose la vida…” remarca aludiendo explícitamente al papel que desempeñó el obispo en la oposición a las intenciones del entonces gobernador Carlos Rovira de habilitar su reelección a través de una reforma constitucional.

Ob. Joaquín Piña, toma juramento a los Convencionales Constituyentes como presidente de la Convención. Noviembre de 2006.

Fue en el año 2006, cuando desde la Legislatura se convocó a la Convención Constituyente para habilitar la posibilidad de reelección indefinida de gobernador. Entonces se creó en Misiones el Frente Unidos por la Dignidad (FUD), formado por un amplio arco opositor a la reforma constitucional  que llevó a Joaquín Piña como primer candidato a convencional constituyente. El triunfo del FUD, que obtuvo 20 de las 35 bancas de convencionales, bloqueó las aspiraciones reeleccionistas de Rovira y constituyó el punto de mayor exposición política del Obispo Piña, cuya acción al frente de la diócesis de Iguazú ya había marcado un camino de compromiso social y político al que Salvador define como “opción contra la pobreza”.

“Cuando él presenta su candidatura el 13 de agosto de 2006, él dice que eso le puede costar la vida porque hay muchos intereses, el proyecto era la perpetuidad en el poder de un gobernador y hay muchos intereses detrás de eso…”, recuerda Claudio Salvador, quien fue parte desde 1993 del equipo de comunicación de la Diócesis de Iguazú, de la cual Joaquín Piña fue el primer Obispo, y años más adelante sería su vocero.

Salvador se define como “no observante” de la religión católica pero expresa una altísima valoración del trabajo realizado por Piña en la Diócesis de Iguazú hasta poco antes de su fallecimiento en 2013 y la expresa a través del libro como obra homenaje.

“Ese tipo de cosas lo definen porque eso trascendía su condición de sacerdote, no era para evangelizar que hacía o que hacía, lo hacía para comprometerse como un ciudadadano, demócrata, republicano (…) Nunca lo ibas a ver en una posición de supremacía frente a otra persona” – señala, y describe a Piña como “un líder absolutamente compenetrado con su pueblo,  siendo uno más a pesar de la jerarquía que tenía”.

Advierte que las actividades políticas y la orientación social que le imprimió a su diócesis le valieron la resistencia y la oposición al interior de la Iglesia, pero que Piña sostenía con convicción su camino:  “Él lo hacía totalmente convencido de que la religión cristiana o católica era eminentemente política y que no podía estar dividida de la vida cívica. Para él no había una diferencia entre lo político y lo religioso…”

Humildad: la foto captura el calzado del obispo Piña (izq) junto al del entonces intendente Jorge Brignolle.

Entre los ámbitos de acción del obispo recuerda su papel en la lucha contra la construcción de grandes represas, en la campaña por el No a Corpus en el plesbicito de 1996 y su participación en distintos ámbitos de lucha política y social:

“El plesbicito, el Foro Social misionero, de los Foros por la tierra en Misiones, del Movimiento Ecuménico por los Derechos Humanos, él participó en muchas acciones como éstas”.

Una obra colectiva:

Claudio ubica los inicios de la idea de escribir un libro sobre Joaquín Piña hacia el año 2013, en el contexto de la realización de la Marcha por los Ríos Libres desde Panambi a Posadas en setiembre de ese año. Alli, relata, comprometió al Premio Nobel de la Paz Adolfo Pérez Esquivel a escribir el prólogo.
Pero me di cuenta que el homenaje de Joaquín  Piña tenía que ser una obra colectiva” – advierte-  “entonces con este propósito de hacerlo comunitario, colectivo, por las redes sociales, por correo electrónico empecé a invitar”.

De esta manera, recogió 35 testimonios que se vuelcan en la obra colectiva. El libro se complementa con abundante material de prensa escrito por él mismo y fotografías. La cuarentena fue la ocasión para terminar el trabajo escribiendo junto a Viviana Bacigalupo, su esposa y amanuense, los textos necesarios para conectar y contextualizar los testimonios y secciones de la obra.-

El resultado es un libro que se presentará en formato electrónico que contiene 433 páginas, entre las que están los testimonios “más la presentación de la obra que la hace Viviana Bacigalupo y la presentación del autor que la hacen la Dra. Marcela Bobatto y Gerardo Segovia (…) Escribe Juan Carlos Di Marco que era su líder de Pastoral Social, laicos, curas, ex curas, religiosas … Es muy fuerte el libro en cuanto a la versión -que no puede ser imparcial- con respecto a la Convención Cosntutuyente, al sucesor de Joaquín Piña. En ese sentido es bastante fuerte y revelador” adelanta Salvador.

Presentación virtual y radial:

La presentación del libro se hará en el canal de YouTube “La Utopía Heredada” y en simultáneo será trasmitida en vivo por Radio Cataratas 105.3 Mhz de Puerto Iguazú,  el lunes 25 de mayo a partir de las 11 hs.

Portada del libro

Audio 2: Claudio Salvador sobre el proceso de realización del libro homenaje.

La fecha elegida no es casual: se trata del 90 aniversario del natalicio de Joaquín Piña. La distribución del libro será gratuita entre el 25 de mayo y el 9 de julio para quienes lo soliciten al correo electrónico lautopiaheredada@gmail.com con el asunto “Yo quiero un Padre Obispo”.

 

Heredero de la utopía:

Claudio Salvador recurre ya desde el título del libro al concepto de utopía: “lo que nos empuja hacia adelante” y lo señala como una de las herencias dejadas por Joaquín Piña, a quien sindica como quien le cambió la manera de ver las cosas.  En referencia a qué es la utopía, difícil de definir, menciona: “La opción por ser diferente, por luchar por la reproducción de la vida, por la reproducción de los valores que fortalecen la vida, y no por la reproducción del dinero. La opción por los derechos humanos, ésas son utopías porque nunca termina la misión que tenemos. Como periodistas, o como ciudadadnos libres o como cualquiera que valora estar pasando por este mundo y tener la obligación de poder dejar a los hijos algo un poquito mejor.”

 

COMPARTIR
  •  
  •  
  •  
  •  
  •  

También te podría gustar...