“El teatro es en vivo”

Espacio Reciclado es una de las salas de teatro independiente de Posadas. Como otros espacios culturales, transita un regreso parcial a sus actividades, que fueron suspendidas por la cuarentena. Reporterxs conversó con Karin Scholler y Carolina Gularte, quienes repasaron la historia del lugar y se explayaron sobre los nuevos desafíos, expectativas e interrogantes acerca de cómo seguir adelante con la actividad teatral en tiempos de cuarentena. Audios.

A principios del mes de julio comenzó a regir en nuestra provincia el protocolo que permite y regula el retorno a las actividades de los espacios culturales independientes, con restricciones y criterios de prevención de contagios en el marco de la pandemia.

Karin Scholler, actriz y directora de teatro, miembro de Espacio Reciclado.

A pocos días de reiniciar algunas de las clases y ensayos, Karin Scholler y Carolina Gularte recibieron a Reporterxs en el galpón de Espacio Reciclado, colectivo del que son parte desde el comienzo de sus actividades. La cuarentena, la suspensión de actividades y las incertidumbres que la nueva situación trae son tema obligado de la conversación, asi como las expectativas y los interrogantes acerca de qué sucederá más adelante.

“Esto fue a principios de año,  o sea que estábamos arrancando a full con la difusión y promoción de talleres, es la época en que la gente empieza a ensayar, empieza a hacer talleres, empieza a hacer actividades. Había algunos por ejemplo que ya venían del año pasado, talleres de actuación, talleres de acrobacia en telas que, bueno…  tuvieron algunas clases, algunas poquitas clases, algunos ensayos y se tuvo que suspender todo…” – repasa Karin Scholler, quien caracteriza a este retorno a las actividades como empezar de cero.

“Pudimos comenzar con las primeras actividades – se empieza convocando, invitando a la gente nuevamente para que haga sus talleres y sus ensayos en nuestro espacio – de cero, porque como no sabíamos en qué momento esto iba a salir ahora hay que volver a empezar y estamos arrancando con la difusión” explica, y aclara que las actividades que se realizan son “lo que nos permite el protocolo, porque son pocas las personas que pueden participar  de las clases, de los ensayos, y una vez que llega acá la gente con todo el protocolo de barbijo, alcohol, lavandina…”

Entre las actividades que debieron suspenderse estuvo el estreno de una obra de teatro. La puesta en escena ante público no es una de las actividades permitidas por el protocolo y no hay certezas de cuándo podrían volver a habilitarse los espacios para ese tipo de eventos.

“Preveíamos un estreno, ede una obra que se llama Oxitocina, de dos actrices con otra actriz y actores invitados, aparte de los niños pequeños, con todo un trabajo, con música original, con toda una cuestión de escenografía  y todo un experimento teatral porque con esta cuestión de que los niños son protagonistas… Estamos a la espera porque los niños van creciendo y va cambiando todo…” comenta Carolina Gularte. “Y bueno, así como nosotros íbamos a estrenar en abril y quedó varado,  así como nosotros otra gente también, que iba a estrenar o bien sostener.

 

“No se trata de sostener, porque esto no es un negocio…”

La interrupción de las actividades puso en apuros a toda la comunidad de trabajadores independientes y plantea dificultades a la hora de sostener el funcionamiento de los espacios que se quedaron sin fuentes de recursos.

Carolina aclara que en el caso de Espacio Reciclado “hemos recibido un apoyo a nivel de Nación, a través del Instituto Nacional del Teatro, un apoyo que nos permitió cubrir las necesidades básicas. Es decir, no hay ganancia pero no hay pérdida gracias a ese apoyo.”

Sin embargo, sus expectativas no se limitan a pasar el tiempo de la cuarentena: “No se trata de sostener, porque esto no es un negocio. … Nuestro objetivo no es sostener por sostener, sino sostener y que se puedan seguir brindando propuestas culturales” remarca, expresando la necesidad del colectivo de continuar trabajando en sus propuestas culturales.

“Nos interesa que se cumplan los objetivos que tiene el lugar. Tenemos la paciencia para esperar lo que sea, pero también creemos que tiene que ser justo en relación a otras actividades sociales” opina Carolina, quien propone un regreso a las funciones cumpliendo con medidas de distanciamiento social y otros cuidados que hagan a la prevención de contagios.

“Perfectamente dentro de este lugar 15 o 20 personas, 25 personas estarán espaciadas, uno si, uno no…” – postula, y pone de relieve una cuestión central en la actividad teatral:El teatro, sobre todo el teatro, es en vivo. El teatro es uno de los últimos rituales artísticos donde la convivencia y el presente, el estar ahí en directo es la esencia de ese acto. Entonces todo bien con otras alternativas que puedan existir pero esa es la cuestión…” .

 

La propuesta no aparece en el vacío, sino que se relaciona con el funcionamiento que se ha permitido para otras actividades sociales como cultos y gimnasios, que reúnen tanto o más público de lo que podría reunir una sala de teatro independiente.

“Solamente decimos que se debería aceptar la propuesta de que empiecen a funcionar, nosotros y otros, en la medida que están funcionando también otras actividades. Decimos que este es nuestro propio culto, de necesidad, artística espiritual. Tanto para los hacedores como también para la comunidad…” argumenta. “Nuestros centros culturales independientes de la ciudad, y de la provincia, tienen una capacidad mediana.  Creo que se junta más gente en el California que a ver una obra de teatro de una  hora acá, es una realidad…no son teatros multitudinarios… Pero es un derecho a la expresión, es un derecho al consumo y a la participación también, social, de todxs”- reflexiona.

La crisis como oportunidad

Lo inesperado de la situación creada a partir de la cuarentena obligó no solamente a suspender actividades y dejar en suspenso planificaciones, sino que también obliga a repensar cómo seguir adelante con el trabajo y con las maneras de hacer lo que antes era habitual.

Carolina Gularte: “El teatro es uno de los últimos rituales artísticos donde la convivencia y el presente, el estar ahí en directo es la esencia de ese acto.”

Dentro de las propuestas acerca de cómo continuar, aparece como elemento común la evaluación de que, suceda lo que suceda, nada será igual luego de la pandemia. Sin embargo, también aparecen los interrogantes y la incertidumbre.

“Creo que lamentablemente a veces se tiene que llegar a las crisis para aunarse más y se genera una mayor empatía… (…) si no, si no estás tan en crisis cada uno está en su chacrita … A veces te apura, la crisis te apura a que tiene que funcionar lo colectivo” – reflexiona Carolina.

Apostando a que de la crisis puede salir algo mejor, Karin proyecta la posibilidad de que este tiempo de confinamiento sea seguido por una nueva etapa en la creación artística:

“Y alguna repercusión en lo artístico también, tendría… Como que te moviliza desde lugares más artísticos la producción, también en la necesidad de crear. Como que nos estamos conteniendo ahora, y tal vez cuando se pueda sea un desahogue de ese lugar creativo. Ojalá sea asi con el teatro…” ansía.

Una de las propuestas que surgieron con fuerza en el ámbito artístico ante la imposibilidad de hacer presentaciones en vivo es la de usar las plataformas virtuales para trasmitirlas por streaming. Esa es una propuesta ante la cual Karin y Carolina expresan sus reservas

“No completa como hecho artístico teatral” – define Karin. “Se convierte automáticamente en un audiovisual al pasarlo por streaming.  Es una alternativa, por ejemplo tenemos mucha gente de teatro que ha hecho talleres virtuales, performance, que son trasmitidas por streaming. Bueno, como que no nos queda otra, uno se va amigando, pero deja de ser un hecho artístico teatral al pasar por una cámara. Porque el teatro implica la presencia.” remarca.

Audio 2: “teatro es con el otro ahi”

“A lo mejor, esto sigue así y no vuelve el teatro nunca más en la vida y pasa todo  a ser virtual…. Pero a lo mejor no, es circunstancial. En principio es un gran signo de pregunta para la gente del teatro, para nosotros acá y hay debates a nivel nacional… está habiendo reportajes o análisis de gente que se dedica a estudiar eso y el signo de pregunta está para todos. No sabemos, primero de todo, no podemos competir, vos podes hacer una obra de teatro para niños pero no con la cuestión de cámaras….  Como corresponde. Y no vas a competir nunca con un dibujo animado o una película para niños y nos vas a competir nunca, porque es otra cosa, pasa por otro lado  lo cautivante del teatro. A lo mejor terminaremos haciendo otra cosa, pero no va a ser más teatro. Teatro es con el otro ahí…”– reafirma Carolina.

“Puede ser que, cómo va a impactar esta pandemia en el teatro. Puede ser , una opción sea esa, que pierda fuerza por toda la cuestión virtual o también puede pasar lo contrario.” – aventura Karin. “Puede ser que de tanto estar encerrados, y de estar ahí comunicando con la pantalla todo el tiempo haya una necesidad y una efervescencia, un revivir de la presencia y entonces el teatro sería como la máxima expresión de eso ¿no?  tendría el efecto contrario. Ojalá sea eso, ¡no?”

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

COMPARTIR
  •  
  •  
  •  
  •  
  •  

También te podría gustar...