Yvy Tierra Almacén: una propuesta integral de consumo responsable

Leandro Baruc y Javier Batllosera son parte de Yvy Tierra Almacén, un proyecto que abarca desde la producción agroecológica, la elaboración de alimentos,  y una red de comercialización. En diálogo con Reporterxs, nos contaron sobre los distintos aspectos de la propuesta que nació desde una cocina. Audios.

 

 “Empezamos con alimentación consciente, con elaboración de panificados y otros productos… Después decidimos empezar a nuclear otros productores y cooperativas que estén trabajando en consumo responsable o agroecología, o estén en un proceso de transición hacia eso. Ahí empezamos a incluir otros productos, a hacer bolsones de verduras y a diversificar un poco la propuesta que teníamos…” – relata Leandro.

Junto a Javier, recibieron a reporterxs en la vieja casona de Villa Sarita que Espacio Dharma comparte con Yvy Tierra Almacén. Allí se acopian y se venden una buena variedad de productos “libres de agroquímicos, aditivos y conservantes” que conforman la oferta de Yvy: desde mezclas de hierbas medicinales, aceite de coco y oliva, quesos, azúcar mascabo, yerba mate, miel, hasta los bolsones de verduras que sus productores traen a la ciudad los días viernes.

Leandro se refiere a distintas líneas de trabajo que llevan adelante desde Yvy: “Los ejes de Yvy (…) que son el almacén, que es una parte de comercialización y de nuclear cooperativas y emprendimientos; después tenemos la parte de alimentación consciente, que está más enfocada en la elaboración de alimentos lo más vivos posible; y también talleres, para concientizar y compartir la experiencia que vamos teniendo día a día en cuanto a la cocina y a la alimentación. Después está la parte de la agricultura, del monte, que es la parte de lo que vemos que podemos ir produciendo allá en la chacra y también de acompañamiento a otras experiencias que quieran hacer una transición a otro tipo agricultura, más sustentable. El arte también es un eje (…)  está presente en todo el arte pero por ahí el Javi más desde la música, como ir viendo cómo complementamos lo que cada uno tiene para ofrecer” – repasa.

Y agrega otro aspecto que hace al trabajo en red: la coordinación con proyectos similares.

“Ayer tuvimos una reunión con las chicas de Sé Raiz que están bastante en la misma… También como vemos los desafíos que tenemos, que somos grupos independientes, autogestivos, que no tenemos un fondo… Ahora tenemos un espacio físico pero como hay un montón de necesidades que tenemos como proyectos autogestivos entonces empezamos a reunirnos para ver cómo unir fuerzas, cómo hacer que sea realmente un proyecto sustentable: ése es el desafío que tenemos ahora…”

Audio 2: Leandro Baruc sobre la red de comercialización

Tejiendo la red: el impulso de la cuarentena

Si bien el proyecto de comercialización basada en un concepto de consumo responsable comenzó antes de decretarse la cuarentena, Leandro reconoce que la misma fue un impulso para llevar adelante el trabajo del almacén y la red de consumo.

“Estábamos acompañando una chacra ahí en (barrio) Santa Helena, estuvimos laburando ahí un poquito y con ellos hicimos los primeros bolsones un toque antes de la cuarentena. Pero bueno, la cuarentena nos dio un impulso -conseguimos un permiso para poder circular –   para llevar a cabo el almacén y la red.”

Asi, en este momento, los bolsones de verduras que se distribuyen los días viernes provienen de productores frutihortícolas de Colonia Yacutinga, cerca de Gobernador Roca:

“Nos pasaron la gente de Agricultura Familiar el contacto, tuvimos un primer contacto con ellos y a partir de ahí ya empezamos nosotros directamente a hacer la gestión” – recuerda Leandro el inicio de esa relación. “Los fuimos a visitar una vez, y ahí se van tejiendo esas redes de a poquito. También el momento en que estamos,  como es complicado el movimiento de poder ir a verlos, pero conseguimos ir una vez y ahí vimos también la necesidad que tienen ellos de tener un acompañamiento real, sobre todo cuando quieren llevar a cabo un enfoque más orgánico, agroecológico y no hay a veces un acompañamiento constante. Por ahí esa fue una de las problemáticas principales que aparecieron y bueno, el contacto, el vínculo se va construyendo cada viernes que vienen a traer las verduras…” refiere, y señala, además del trato directo de Yvy con los productores, la decisión que tienen ellxs sobre el precio de sus productos:

“El precio que ellos proponen, siempre. Y también es inevitable hacer la comparación con el mercado que nos rodea, tanto de las verdulerías convencionales como de los otros proyectos que también están haciendo bolsones en Posadas. Y se va charlando, pero en este caso, con este núcleo de productores ellos tienen bastante claro su precio y eso lo ponen ellos.” aclara

Yvy se vincula además con otrxs productores y proyectos sociales, como por ejemplo productores de zonas periurbanas de Posadas:

“Tenemos un productor de huevos que es de acá, del Porvenir II y ahora estamos estableciendo un primer contacto con la organización Barrios de Pie, que son mujeres que están produciendo en Garupá y esa zona; todo de huerta, aromáticas y hojas verdes. Ellas producen en realidad para merenderos, para comedores, y empezaron a tener un pequeños excedente. Entonces estamos viendo cómo colaborar, y cuando nos ofrecen, compramos.”

La cuarentena -además de imponer  una serie de cambios en  los hábitos de compra y de consumo- obligó a muchos emprendimientos a volcarse más a la difusión a través de las redes sociales. Es el caso de Yvy, que ha sumado a muchos de sus compradores por esos medios:

“Hay un grupo de personas que están acompañando y se van sumando cada semana. Nos estamos adaptando a las redes, a la difusión y a todo ese mundo que para nosotros es bastante nuevo y reciente, entonces como que le vamos sacando la ficha y a partir de ahi llegan nuevos consumidores.” admite Leandro.

La Chacra Agüiyé

Otro de los emprendimientos que le dan cuerpo a Yvy Tierra Almacén es la chacra Agüiyé, de la localidad de San José.

“Es la chacra de Ezequiel, que es parte del equipo de Yvy. Él es agroecólogo y dentro de este tiempo que empezamos con el almacén él decide irse a la chacra, entonces un poco es como seguir vinculándonos. Él no quería dejar el proyecto entonces decidimos integrarlo de alguna manera. Allá se está empezando un pequeño sistema de chacra, de producción de todo lo que es mandioca, cúrcuma, jengibre, zapallo, poroto… Él está ahí con su compañera  y también está generando un vínculo con todos los vecinos productores de ahí de la zona, bastante interesante…” explica Leandro

Audio 3: sobre la experiencia de la chacra Agüiyé en San José

La chacra Agüiyé provee a Yvy de varios productos de la tierra, como cítricos, plantines, humus de lombriz concentrado y tierra de monte. Pero además, el proyecto incluye lo que Leandro nombra como el espacio de alquimia: “Está más enfocado a lo que es plantas medicinales. Tanto mezclas de hierbas, secado,como tinturas madre.  Las mezclas de hierbas ya están acá, son plantas medicinales. Hay de todo: carqueja, marcela. Hay cosas de la chacra y también cosas de otros lugares que ellos las llevan allá y allá hacen las mezclas.” detalla.

 

La cocina de Yvy: de qué se trata la alimentación consciente

 

La cocina de Yvy es el ámbito desde donde se inició la propuesta de la alimentación y el consumo consciente. Javier Batllosera la define como “la parte desde donde nosotros queremos, además de hacer un cambio nosotros, fomentar un cambio en la alimentación y en cómo se ve la alimentación, cómo nos llega la alimentación”

Si bien comenzaron con la elaboración de panificados, el cambio que proponen los fue llevando a explorar otras posibilidades:

“La alimentación en la que nosotros queremos basarnos ahora es una alimentación viva que es casi sin fuego, muchas semillas germinadas, semillas activadas… Ahora estamos haciendo repostería con eso, estamos haciendo cheescake, mousse de chocolate, de cacao con cajú, estamos haciendo quesos untables. Y estamos empezando a ver la elaboración de quesos más estacionados como roquefort, camemberg, otros estilos de queso…  Y bueno, el kéfir… Siempre viendo los probióticos, todo lo que esté vivo, estamos empezando a investigarlo más profundamente y a convivir más con eso” describe Javier el recorrido que los fue llevando a explorar el campo de la alimentación viva.

Pero además, se preocupa por precisar a qué se refieren cuando hablan de “alimentación consciente”:

No solamente queremos brindar la cocina y la comida sino también brindar talleres quizá, para poder trasmitir un poco lo que es eso. Porque a veces uno dice ¨estamos con la alimentación consciente¨ y de repente ¨consciente abarca un montón de cosas, ¿qué será, no? No es tan específico cuando uno dice así. Entonces empieza ese camino a través de Yvy (…) Como que la alimentación consciente es saber de dónde sale lo que uno está comiendo, tener bien en cuenta todos los procesos de la comida y tener en cuenta lo que genera en uno lo que uno está comiendo para poder asi valorarlo y honrarlo. Y poder trascender en base de lo que uno come en un montón de aspectos, trascender porque uno empieza a mirar el medio, alrededor de uno, de otra manera, se transforma.”

Esa vocación de transformación es parte de la relación también con los clientes que se acercan a buscar alimentos sanos:

“Está bueno buscar la forma de generar una conciencia, en el sentido de no generar el clientelismo y nada más, que la gente venga, y consuma algo orgánico y se vaya contenta a su casa sin pensar;  que sea lo mismo que ir a una verdulería o al mercado central. Como empezar a transformar ese patrón de pensamiento a algo más orgánico entre todos, más orgánico el pensamiento también, consciente en el sentido de eso, de entender… que todo sea una gran comunidad, el consumidor, el que está en medio… Todo lo que uno vaya a consumir tener conciencia de dónde viene, que hay gente que lo hace, cómo lo hace esa gente, cómo viven los productores… Eso creo que es la conciencia en el consumir, saber todo lo que hay detrás de esa lechuga que vos estás comiendo y poder comerla pensando en todo eso y ser gigante comiendo una lechuga, nada más…” expresa Javier.

 

Audio 4: javier Batllosera: la cocina de Yvy, alimentación consciente y consumo responsable.

“Un acompañamiento desde nuestra experiencia”:

Acorde al objetivo de generar consciencia y educar en nuevas formas de alimentación y consumo, desde Yvy se empezaron a hacer algunos  tutoriales a través de su cuenta de Instagram. Sobre esa  experiencia relata Leandro:

“En algún momento hicimos algunos videítos (…) vemos el impacto que tiene lo audiovisual como forma de concientización y comunicación. Entonces la idea es empezar a adentrarnos en ese mundo, hacer videos, talleres de manera on line y es una parte del proyecto. Hacer cuando podamos talleres presenciales pero también de manera on line, tirar tips, consejos, que sea un acompañamiento desde nuestra experiencia y de la experiencia de la gente tiene para compartirnos a nosotros. Que sea un ida y vuelta, una retroalimentación constante de esto, de recordar también cosas ancestrales en cuanto al alimento y empezar a ser más conscientes de lo que conlleva. No solo comer por lo comestible sino alimentarnos por nutrirnos, como una medicina, que la medicina sea un alimento, esa frase tan conocida.” – concluye.

 


+ INFO

 

COMPARTIR
  •  
  •  
  •  
  •  
  •  

También te podría gustar...