“Creo que hay una nueva generación de padres más conscientes del consumo de los juguetes”

15/08/2020: Nada que perder, un emprendimiento que apuesta al reciclado yal consumo responsable, mientras desborda creatividad. http://www.elreportero.info/2020/08/21/creo-que-hay-una-nueva-generacion-de-padres-mas-conscientes-del-consumo-de-los-juguetes/

Nada que Perder Recicla es un emprendimiento de artesanías hechas con objetos de descarte que se destaca por la originalidad de su propuesta. Liliana Cáceres relató a Reporterxs sobre el origen de esta iniciativa y su mensaje implícito a favor del reciclaje y el consumo responsable.  Audio.  

Una producción variada y a todo color:

Robots de diferentes tamaños y colores que combinan entre sus materiales plástico, madera, metal, tornillos, plaquetas, teclados, piolines.  Algunos de ellos son lámparas. Hay robotinas más pequeñas que tienen cabellera y cordones que se pueden atar, además de partes plásticas que fungen como accesorios que hacen de cada pieza un objeto único y original. También hay pronos didácticos, colgantes y esculturas en hierro, para los más grandes. Durante los sábados de agosto se exhiben en la casa taller de Nada que Perder en Villa Urquiza.

Liliana Cáceres y Marcelo Ledesma son los hacedores de este original emprendimiento que nació con el propósito de trabajar con materiales que no impliquen tener que hacer una inversión.

“Es un emprendimiento que tenemos con mi marido. Los dos estábamos buscando qué hacer porque somos creativos, ya estábamos haciendo otras cosas, y a partir del reciclaje viendo sin inversión qué podíamos hacer. Entonces empezamos a ver con materiales que teníamos en nuestro entorno. Y a partir de eso empezamos a hacer muchas variedades de cosas.” – explica Liliana.

Plástico: “lo que más contamina y lo que más hay”

Si bien hoy en día lo más llamativo del emprendimiento es su línea de juguetes, particularmente los robots y otros juegos para niñxs,  Marcelo y Liliana empezaron creando distintos objetos de decoración, siempre con la idea puesta en el reciclaje de materiales de descarte.

“Empezamos a trabajando con CDs, hacíamos una técnica que  se pintan y se cocinan y queda un efecto vitreaux. Con eso hacíamos móviles, o cuadros, vasitos… objetos de decoración. Después trabajé con bolsas plásticas también. He hecho cuadros, macetas, contenedores.  Siempre buscando. En la experimentación buscaba qué funcionalidad darle a un material específico y bueno Obviamente quería vender pero también daba talleres para que la gente reutilice ese material. Siempre al plástico le traté de buscar la vuelta porque es lo que más contamina y lo que más hay.”  señala Liliana. “Esto de la línea de juguetes empezó desde que nos vinculamos con el Hospital de Juguetes en 2018.” – revela.

Robots, robotina y robotitos. Cada juguete es único e irrepetible.

 

El Hospital es un emprendimiento de reparación de juguetes que funciona en Posadas. Allí, se reciben donaciones de juguetes que son reparados y luego son donados a instituciones públicas y / o comunitarias que trabajan con niñas y niños.  De esa reparaciones, quedan piezas y partes que iríana la basura y que son reutilizadas por Nada que Perder Recicla.

“Ahí recibimos los residuos, lo que son los desechos de juguetes. Partes rotas, partes sueltas, piecitas, y con eso tratamos de buscarle la vuelta de qué hacer… Y de ahí surge la idea de los juguetes y  cada tanto vamos renovando los juguetes porque se nos van ocurriendo en qué usar ese material y van surgiendo nuevos modelos y nuevos juegos.”

Además de esos materiales, entre los que predominan las partes plásticas, Liliana y Marcelo agregan a su producción materiales provenientes de otros descartes:

Esculturas en hierro, para lxs más grandes

“Maderas de pallets, o maderas que reciclamos por ahí, que encontramos en los contenedores, y a partir de eso y de la pintura – que le damos mucho color a las cosas- empezamos a crear el objeto. Y de ahí le vamos poniendo todo lo que sea piecitas plásticas. También vas a encontrar mucho electrónico: parte de celulares, plaquetas, que también le dan una onda a los robots, le terminan dando una onda y terminamos utilizando material que está destinado a la basura.

Liliana pondera la recepción que tiene su propuesta entre el público, basada en lo que considera que es la emergencia de una nueva consciencia respecto a las prácticas de consumo:

“Tenemos una buena clientela y creo que hay una nueva generación de padres más conscientes del consumo de los juguetes, esto que nosotros queremos comunicar, esta problemática de los desechos plásticos en la industria del juguete; que viene ya acompañado de la metodología Montessori, de la Escuela Waldorf, de toda esa nueva generación de padres y de niños que ya son más conscientes de este tipo de cosas” valora.

Vender en tiempos de cuarentena: redes y feria casera

Como otros emprendedores en el campo de lo artesanal, el circuito tradicional de exhibición y venta de Nada que Perder Recicla ha sido el de las ferias, ya sea en ámbitos públicos o privados.  También desde Nada que Perder venían trabajando la difusión de su trabajo a través de sus cuentas de Facebook e Instagram. Ahora, en la situación de que no se están realizando las ferias de las que participaban, se propusieron exhibir su producción durante el mes de agosto todos los sábados en su casa.

Variedad y creatividad en la producción de Nada que Perder Recicla.

“Ya como venimos hace varios años en las páginas y en las redes ya tenemos nuestra clientela, y en las ferias.  Íbamos a ferias en el interior, o en Corrientes, en Iguazú, o íbamos a ferias acá, privadas o en la Costanera.   Nos manejamos en el circuito de lo que creemos que puede ser nuestra clientela, solíamos ir ahí. Y ahora estamos armando esta feria en casa como una alternativa porque no tenemos otro lugar para ir a exponer nuestro trabajo. Entonces como en las redes tenemos bastantes seguidores la gente se acerca y nos compra acá por el Mes del Niño.” explica Liliana, quien se refiere a la difusión a través de las redes como una tarea permanente:

“Nos movemos también para generar el tema de la compra y que la gente vea, nos movemos bastante. Estamos todo el tiempo publicando cosas,  sacando fotos, compartiendo. Le buscamos mucho la vuelta. No nos quedamos quietos.” –remarca. “Estamos vendiendo, por suerte. No es lo mismo que ir a una feria y traer un monto más grande, que uno va y vende cierta cantidad. Acá por ahí es de a uno, de a dos. Por ahí viene alguien y te lleva dos o tres cosas… no es lo mismo, pero se mueve.”


+ info:

La producciòn de Nada que Perder recicla se puede espiar en sus redes sociales y durante el mes de agosto se puede ver en Israel 3732, Posadas

Facebook:  Nadaqueperder.recicla

Instagram: @nadaqueperderrecicla

COMPARTIR
  •  
  •  
  •  
  •  
  •  

También te podría gustar...