“Detrás de estas propuestas ambientales y de cambio climático tenemos la pérdida de soberanía política”

Jorge Almada, del Frente Patria Misiones, expresa la visión crítica de un conjunto de organizaciones sobre la concepción de trabajo que se plantea desde la recién creada Secretaría de Cambio Climático y alerta sobre las políticas injerencistas que se esconden detrás de su propuesta. Audio.

El 7 de octubre, el gobernador Herrera Ahuad puso en funciones a Eduardo Patricio Lombardi a la cabeza de la recién creada Secretaría de Cambio Climático, pionera en su tipo en el país y con rango de Ministerio. Apenas puesto en funciones, Lombardi explicó que Misiones, provincia que preserva el último remanente continuo de Selva Paranaense y atesora en su pequeño territorio el 52 % de la biodiversidad del país brindaun servicio ecosistémico a la Argentina, a la región y al planeta, y es momento de que nos paguen por eso.”

La creación de la nueva secretaría fue anunciada  en medio de los elogios a las políticas de preservación del ambiente y de la biodiversidad de Misiones,  provincia que más de 30 años atrás creó el primer Ministerio de Ecología en Argentina, pero tiene también quienes la miran críticamente.

Entre ellas, están las organizaciones que en 2016 se articularon para abordar cuestiones relativas a la defensa de la soberanía en el espacio Trinchera Soberana, que en esta oportunidad emitieron un comunicado crítico con respecto a la figura de Lombardi y la agenda política que ha dado a conocer para la nueva Secretaría de Cambio Climático.

Jorge Almada, dirigente del Frente Patria, expresa las críticas de ese sector:

 “Nosotros tenemos una mirada distinta con respecto a cómo se está planteando la política de cambio climático y de cuidado ambiental,  sobre todo porque creemos que se pone en primer lugar una lógica economicista y mercantil del medio ambiente y no una mirada desde el campo popular y desde las organizaciones populares, que además tenemos compañeros que tienen formación técnica en el tema. Pero sobre todo lo que nos preocupa es que detrás de estas propuestas ambientales y de cambio climático tenemos la pérdida de soberanía política, ambiental y con esto me refiero concretamente a la promoción de los llamados “bonos de carbono” o “bonos verdes”. Para emitir ese tipo de bonos hay agencias de certificación de esos bonos y esas agencias tienen que ver directamente con el injerencismo que plantean los EEUU en nuestro continente, entre ellas las USAID que es la Agencia para el Desarrollo de los EEUU que tiene presencia en estos momentos fuerte y pública en Colombia y en Paraguay, donde están promoviendo este tipo de políticas.” – advierte Almada, quien afirma que desde el campo popular hay otras miradas y propuestas para abordar la urgencia de la temática ambiental.

Bonos verdes:  la naturaleza atada al mercado

Los bonos verdes son mecanismos de compensación monetaria para quienes de alguna manera contribuyen a la reducción de emisión de dióxido de carbono a la  atmósfera.  Las actividades previstas en el sistema de estos bonos, por ejemplo la preservación de bosque nativo, da derecho a emitir cierta cantidad de bonos, certificados por determinadas organizaciones, que salen a la venta al mercado. En general, los compradores son grandes empresas que presentan la adquisición de los bonos como una forma de compensación por los daños ambientales que causa su actividad.

En este planteo, generado a través del sistema financiero internacional, las actividades en pos de la preservación ambiental o la reducción de emisiones de gases de efecto invernadero deben ser vistas como “servicios ambientales” que pueden ser vendidos al mercado, en el cual los compradores pagan por el derecho a seguir contaminando.

Jorge Almada detalla las líneas de acción por las que se prevé la emisión de estos instrumentos:  “Los denominados “bonos de carbono” o “bonos verdes” son propuestos dentro del sistema financiero internacional por el Banco Mundial, el Banco Interamericano de Desarrollo  y la Corporación Financiera Internacional, como una propuesta que tiende a la reducción de la emisión de dióxido de carbono a la atmósfera. Lo que propone es a partir de los bonos de carbono dos líneas: una que tiene que ver con la producción de energías (…) los parques eólicos, biomasa y demás. Y por el otro lado una forma de promover la concentración de carbono a partir de la forestación nativa o la recuperación de carbono a través de recursos marítimos también. Tanto en un caso como en el otro se trataría de que las grandes empresas multinacionales que están contaminando de alguna manera repararían el daño a partir de esta inversión.” – explica, y cuestiona el concepto de pagar por el daño: “hay un principio filosófico que dice que el que genera un daño debe dejar de hacerlo.”– postula.

“Hay un fuerte rechazo internacional de los movimientos socioambientales con respecto a esta propuesta que mercantiliza, convierte en una mercancía más a nuestras tierras, nuestra flora y fauna, capitaliza a aquellos que están destruyendo la naturaleza” – enfatiza y  señala que este tipo de propuestas son la puerta de entrada a “Agencias como la USAID que certifica o que promueve estos bonos y que detrás de la propuesta de inversiones en realidad hacen esto: cooptar dirigentes, promover control territorial, información territorial donde concretamente hay ejemplos de esto, de cómo han trabajado en Bolivia que tuvo que sufrir un cruento golpe de Estado con un trabajo de infiltración que lo empezaron hacer mucho tiempo antes, 10 o 12 años antes, a partir de ONGs, agencias  con distintos nombres pero siempre con las mismas fuentes de financiación. En este particular creemos que es necesario poner una voz de alerta, creemos que es necesario escuchar a las organizaciones populares en la provincia, abrir, democratizar la discusión de la agenda climática, del cuidado del Medio Ambiente  y de esa forma nosotros creemos que tenemos mucho para decir y para aportar como campo popular a esa discusión.”– sostiene.

Es pertinente recordar que la USAID, la principal impulsora del sistema de bonos verdes en el cono sur, fue expulsada en el año 2013 de Bolivia por el gobierno de Evo Morales por su intromisión en la política interna del país. Entre las actividades que el propio Morales le atribuyó a la agencia, se contaba el espionaje y el financiamiento a actividades conspirativas a través del ONGs y otros tipos de organización.

El sistema de bonos verdes no es tan novedoso. Se empezó a implementar en 2010 y en algunos países latinoamericanos como Colombia ya se hizo una trayectoria suficiente como para evaluar si efectivamente contribuyen a los fines para los que se dice que fueron creados.

Almada enumera tres propósitos para los cuales se postula a los bonos verdes como solución: atraer inversiones, reparar situaciones de pobreza y contribuir a la conservación del ambiente.

“Vemos por un lado que en términos económicos estos bonos no han servido para revertir la pobreza, estamos en contacto con organizaciones y referentes de Colombia, de Paraguay también, que cuentan que esto no ha funcionado para ese fin. La mentada llegada de capitales también es variable, el precio de estos bonos también es variable, tiene procesos de caída. Tenemos material académico que trabaja esta cuestión. Los bonos de carbono concretamente han tenido caídas en sus precios a partir de la falta de interés de inversores europeos por ejemplo.” – relata, con lo que habría que relativizar las expectativas que se genera desde la cabeza de la actual Secretaría de Cambio Climático de que Misiones podrá recibir millones de dólares en compensaciones por el bosque nativo que preserva.

Pero además, Almada apunta a la operatoria de las agencias certificadoras del sistema de bonos: “Sobre todo más allá de lo económico, que para lograr la certificación y la llegada de estos bonos entran a tener injerencia este tipo de agencias que tienen en realidad otros fines, que tienen que ver la cooptación de referentes sociales, la cooptación de líderes políticos, líderes comunitarios que en realidad son cooptados con promesas económicas y demás pero finalmente utilizados con fines políticos continentales que tienen que ver con que no seamos los misioneros, ni los argentinos, los latinoamericanos que dispongamos por ejemplo del Acuífero Guaraní, de la Selva Paranaense, la llamada selva lluviosa, pero sobre todo que no podamos ser nosotros los que decidamos. Eso es lo preocupante, por eso nosotros ponemos en cuestión esto y  ponemos una agenda del campo popular.”

 

Una mirada de lo ambiental desde un planteo de soberanía

Jorge Almada recuerda que las organizaciones que expresaron una postura unificada de rechazo a la agenda de la nueva Secretaría de Cambio Climático y a su referente, Eduardo Patricio Lombardi, habían establecido una agenda común en cuanto a la temática de soberanía durante el gobierno de Mauricio Macri, cuando “hubo distintas propuestas y avances concretos con respecto al injerencismo. En 2016 se abrió de la posibilidad y se habló de instalaciones militares en el NEA, tanto en la provincia de Misiones como también se planteó un escenario posible en la provincia de Corrientes. Y después también injerencia a partir de la presencia de la DEA, de la Dirección de control de narcóticos de EE UU, también que planteaba tener una oficina local y alguna coordinación local.” – rememora.

Para Almada, “Trinchera Soberana es todavía una herramienta para poder encontrarnos y debatir en torno a estos temas, no solamente del Frente Patria sino de un conjunto muy amplio de más de 20 organizaciones populares de la provincia de Misiones junto con referentes académicos y políticos como la profesora emérita de la Facultad de Humanidades, Antropóloga Social Ana María Gorosito Kramer y también referentes nacionales que estudian temas de geopolítica como Elsa Bruzzone.”- ejemplifica, e insiste en la necesidad de plantear una agenda desde las organizaciones populares para el medio ambiente.

“Vemos con preocupación que casi de la noche a la mañana se cree una Secretaría de Estado de este tipo, que no se tenga en cuenta que las organizaciones populares están trabajando este tema, que incluso tienen técnicos, con una capacitación pero también con una visión político e ideológica con respecto al ambiente” – señala.

 

Desde ese espacio y a partir del debate abierto sobre la política hacia el cambio climático, refiere: “Estamos en distintas conversaciones para poder conformar un Observatorio sobre Cambio Climático y Soberanía que pueda aportar su mirada con respecto a esto, donde vamos a convocar a distintos académicos, científicos y referentes sociales y comunitarios a aportar una mirada y una agenda distinta con respecto a este tema, y que esa mirada política no nos puede encontrar con ingenuidad, con propuestas que parecen novedosas pero que no lo son, no nos puede encontrar con un discurso que no profundice. Que este tipo de Agencias esté abiertamente promocionando este tipo de actividades en Colombia y en Paraguay. Hay que ver un poco lo que está sucediendo ahí, la terrible situación de Colombia, como la de Paraguay en violaciones a los DD HH por ejemplo, entonces no queremos que eso se reproduzca acá. Violaciones a los DDHH, control territorial y demás, persecución a dirigentes sociales, por suerte no está sucediendo en Argentina ni en Misiones de esa manera así que no queremos que eso avance.”

 


El comunicado:

Pocos días después de la puesta en marcha de la Secretaría de Cambio Climático, con la asunción de Eduardo Patricio Lombardi como secretario ministro, más de veinte espacios y organizaciones políticas emitieron un duro comunicado en el que critican tanto la propuesta política de la nueva cartera como a su referente.

“Quienes desde hace años venimos luchando por la soberanía y enfrentando el injerencismo rechazamos la designación de Eduardo Patricio Lombardi como Secretario de Cambio Climático de la Provincia de Misiones. Todos nosotros hemos enfrentado el avance del injerencismo en la región y en nuestro país con el reciente gobierno de Macri y Cambiemos al que hemos derrotado electoralmente, muchos incluso siendo parte del frente oficialista en la provincia para asegurar la victoria sobre esas políticas que vulneraron nuestra soberanía. Hemos rechazado en su momento las propuestas de instalar bases militares de Estados Unidos en nuestras tierras como también la posibilidad de injerencias a través de la DEA. La designación de Lombardi con tenebrosas y probadas relaciones con la Embajada de los Estados Unidos, viene a proponer a nuestra querida provincia como blanco de los denominados “bonos verdes” y “bonos de carbono”. Esta propuesta con la excusa atraer inversiones de multinacionales por los bienes comunes que tenemos en la provincia, pone en peligro nuestra soberanía sobre nuestro preciado Acuífero Guaraní y nuestra biodiversidad. Existe sobrada evidencia en países de Sudamérica sobre que los “bonos verdes” o “bonos de carbono” no han traído desarrollo ni superación de la pobreza, sino por el contrario han incrementado la deforestación y el injerencismo político de los Estados Unidos a través de agencias de espionaje como la USAID, entre otras.” – expresaron.

En el mismo comunicado, hicieron un llamamiento a establecer otra agenda para abordar la problemática del Cambio Climático:

“Es valioso que se cree un área de Estado para abocarse al cambio climático, pero la designación de un personaje con esos antecedentes irrefutablemente a contrapelo de lo que significa la soberanía nos parece merecedor de nuestro señalamiento, denuncia y pedido de remoción, como también solicitar que la política ambiental sea abiertamente discutida y definida en función de intereses de las mayorías populares.”

El comunicado fue firmado por la Coordinadora de Derechos Humanos de la Provincia de Misiones, Frente Patria Misiones, Corriente Patria Para Todos Misiones, CTD Aníbal Veron Nacional Misiones, Movimiento 13 de Diciembre, Nueva Generación, Sindicato Único de Obreros Rurales (SUOR),  Sindicato de Trabajadores Pasivos, Agrupación Verde y Blanca de la ATE, Junta Interna Migraciones, FTV Misiones, CP Descamisados Misiones, Kolina Misiones, Encuentro Peronista Misiones, Frente Transversal Nacional y Popular (FTNyP), Asociación Civil El Centenario Eldorado, Conapla Misiones, La Carlos Tereszecuk-MPE Facultad de Humanidades y Ciencias Sociales UNaM, Martín Fierro Misiones, Agrupación SURCO, Serpaj Misiones, Red de Comunicadores del Mercosur, Frente Ambiental de Nuevo Encuentro Misiones, Somos Pueblo y la Región, Grupo de Teatro Trashumante, Ana María Gorosito Kramer- Antropóloga Social; Elsa Bruzzone Prof. en Historia, Especialista en temas de Geopolítica. CEMIDA (Centro de Militantes para la Democracia Argentina), Raúl Aramendy Serpaj Misiones, Nelida Wisneke – Colectivo Misionero de Afrodescendientes, Teko’a Asociación de Profesionales de Antropología y Cs Sociales de la Provincia de Misiones, Red de Agrupaciones Peronistas de la Provincia de Misiones, Rca Abrazo Ciudadano Misiones, Rca Abrazar a Cristina Misiones, Leites Carmen Beatriz. Presidenta de la Asociación de Profesionales de Antropología y Cs. Sociales de la Provincia de Misiones.

COMPARTIR
  •  
  •  
  •  
  •  
  •  

También te podría gustar...