Olla Negra: un centro cultural independiente y autogestivo en Oberá

Rodrigo García y Karen Rieve nos hablan de la experiencia de Olla Negra, un  centro cultural emplazado en lo que era un hotel abandonado. Surgido del grupo de promoción de la lectura Reviro Textual, en el lugar confluyen artistas de distintas disciplinas y lenguajes “siempre apuntando hacia el despertar cultural que es sumamente necesario.” Audios.

 

Reviro Textual es una experiencia nacida en Oberá de la inquietud de un grupo de personas por compartir lecturas, fundamentalmente de poesía. Hace unos años, soprendieron a la sociedad obereña promocionando poesía a través de altavoces, prestando libros en forma ambulante, o montando un “tendedero de textos” al lado de la Iglesia a disposición del público.

De a poco, el grupo fue variando sus actividades e incorporando a actores provenientes de otros lenguajes, como el audiovisual, lo que los impulsó a asumirlos como otros modos de contagiar a la gente las ganas de leer.

“El grupo del Reviro Textual de a poco se fue mutando, se fue llenando de gente. Nosotros decimos que somos interindisciplinados, porque hay gente de lo audiovisual, hay muchos que son músicos, ahora se sumaron los chicos que son de artes plásticas y la verdad es que somos bastante multifacéticos…” – define Rodrigo García, uno de los iniciadores del grupo.

Rodrigo García, uno de los impulsores de Reviro Textual, hoy en el centro cultural Olla Negra.

Este año abrieron Olla Negra, un espacio físico emplazado en lo que era un hotel abandonado, reconvertido en Centro Cultural.

“En este momento estamos generando un nuevo espacio, ya físico – que es lo que le llamamos la Olla Negra – que es el espacio que contiene a Reviro Textual, pero de acá salen un montón de ideas que vayan a favor de fomentar el arte y la cultura en la provincia en general y en los artistas locales.”– presenta Karen Rieve, quien dentro de las variadas actividades del lugar declara estar más pendiente de los eventos literarios.

A pesar de los retrasos e inconvenientes generados a partir de las medidas de Aislamientos Social Preventivo y Obligatorio, el lugar está en funcionamiento con variadas propuestas culturales.

“Íbamos a hacer una inauguración el 21 de marzo que es el día de la poesía,  pero el mundo se dio vuelta”– ironiza Rodrigo en relación al inicio de la cuarentena.

“A partir de agosto se presentaron un par de protocolos de cultura, (…)  buscamos algún tipo de vericueto legal para poder hacer nuestras actividades y armamos. Armamos un taller literario, muestra de artes, hicimos un protocolo y salió. Entonces empezamos a hacer lo que se llama el Reviro de Artes, una vez por mes una muestra donde hay poesía, hay exposición de cuadros y talleres de literatura.” – detalla.

Arte y poesía:

Rodrigo inicia su relato con la historia de cómo montaron el centro cultural en el edificio abandonado, y por qué se incorporó la propuesta de una galería de artes plásticas.

“Cuando vine por primera vez acá estaba todo bastante destruido, con otros colores, y en mi cabeza había cuadros por todos lados” – confiesa. A su pareja el lugar no le causó buena impresión, pero Rodrigo veía más allá del estado de destrucción en que estaba.

Rodrigo García: convertir un hotel abandonado en un centro cultural.

“Yo no veía cómo estaba el lugar yo veía cómo iba a quedar. De ahí surgió la idea de armar una galería de arte.” – relata.

“Tenemos una galería de arte que expone artistas nuevos, novedosos, tienen cuadros que cada uno tiene un concepto, desde mi punto de vista, cargados de poesía.” – se explaya Karen, quien alude a la variedad de lenguajes y disciplinas que forman parte de las propuesta de quienes le dan vida a Olla Negra, que confluyen en un objetivo común: “Tratamos de generar, contagiar las ganas de leer pero por otros lados.”- enfatiza.

“Lo que nosotros como espacio – yo le podría llamar multifacético – hacemos, o buscamos generar  es crear nuevos conceptos con esta misma idea de plasmar poesía a través de otros tipos de arte. Entonces por ahí usamos el teatro como un recurso, medios audiovisuales como cortos o como video poemas, que ya se vienen haciendo.” – ejemplifica.

Dentro de esa variedad de propuestas, tanto Karen como Rodrigo mencionan la música, la producción audiovisual, talleres literarios, de filosofía anarquista, de dramaturgia, etc. a cargo de distintas personas que conforman un colectivo que hace funcionar Olla Negra.

“Vamos haciendo varias cosas, cada vez que alguno se suma y tiene una propuesta para hacer vemos la forma de hacerlo, es como que somos bastante abiertos a hacer bastantes cosas.” – valora Rodrigo, quien menciona dos propuestas de actividades para el últimos mes del año: “Para diciembre tenemos, el primer fin de semana va a haber un Flash Tatoo,  donde van a venir varios artistas que hacen tatuajes y después vamos a hacer un Slam de Poesía.”

Karen repasa los eventos que vienen realizando como los recitales de poesía, que combinan la lectura poética con lo teatral para generar interés en los textos, y explica que, luego de la realización en Oberá de dos Slam de Poesía, proyectan hacer el tercero en Olla Negra.

Audio 2: Karen Rieve, Olla Negra como el espacio físico que contiene a Reviro Textual y a Reviro de Artes.

“Teníamos ganas de armar un tercer Slam de Poesía pero ya crear un nuevo concepto, para evitar un poco la idea o sacar la sensación de competencia que es lo que por ahí más choca contra los ideales que tiene el grupo en general, que lo que queremos es crear unión y compartir y una apertura a los textos de los demás. El Slam está bueno porque tiene como un tiempo determinado y es como un shot en el que descargas todo tu texto (…)  Lo puedo comparar con la sensación de rap, de verso libre, pero no es eso porque sigue siendo leído y sigue siendo una interpretación distinta a lo que es un verso libre. Vamos a ver qué sale, vamos a ver qué craneamos para esa fecha y si creamos un espectáculo que complemente ese evento.” – anticipa.

“La idea es seguir sumando propuestas, siempre apuntando hacia el despertar cultural que es sumamente necesario.” – define Rodrigo, y explicita  la postura desde la cual trabajan la propuesta de Olla Negra:

“Una de las cosas que a mí me gusta decir es el tema de la independencia. Realmente nosotros somos autogestivos, independientes y no dependemos de nadie, entonces simplemente tratamos de organizarnos (…) no queremos subsidios, no queremos nada de eso. Lo tratamos de manejar como nosotros podemos y eso nos da cierta libertad que nos deja hacer muchas cosas.” – concluye

 

 

 

 

 

 

 

 

COMPARTIR
  •  
  •  
  •  
  •  
  •  

También te podría gustar...