“Lo nuestro es acompañar las decisiones de las personas que deciden abortar”

Natalia y Agustina son parte de Socorristas Misiones, la expresión local de una organización de activistas de todo el país que acompañan de forma voluntaria a personas que deciden abortar. Dialogamos con ellas en el marco de las acciones por la legalización de la interrupción voluntaria del embarazo,  nos contaron sobre su tarea actual y cómo ven el panorama en caso de aprobarse la ley. Audio.

Activistas que acompañan:

En nuestro país el aborto es una acción casi siempre clandestina y marcada por el secreto. Si bien hay causales por las cuales está legalizado desde 1921, la ley no siempre se aplica y aún asi, sigue siendo ilegal en la mayoría de los casos. Sin embargo, mujeres y cuerpos gestantes recurren al aborto de igual manera, en condiciones de clandestinidad que no hacen más que aumentar los riesgos de fracaso y de muerte.

Para intervenir y acompañar en esas situaciones es que nació el Socorro Rosa en 2012, como un grupo de activistas que asistían con acompañamiento e información a mujeres y cuerpos gestantes que deciden interrumpir su embarazo. De esa experiencia surgiría años más tarde “Socorristas en Red” de la cual Socorristas Misiones es su expresión local.

Son parte de la Campaña Nacional por el Aborto Legal, Seguro y Gratuito y de todas las acciones de visibilización realizada desde el movimiento de mujeres y disidencias, pero realizan esa tarea concreta y específica de acompañar y asesorar a quienes deciden interrumpir un embarazo para que lo hagan en forma segura con pastillas.

“Lo nuestro es acompañar las decisiones de las personas que deciden abortar y asegurarnos de que sea en la forma mas segura y en la mejor condición posible.” – definen.

Según nos cuentan, hay más de cincuenta agrupaciones locales que articulan en la red de socorristas, cuya tarea de acompañamiento comenzó en otras provincias en 2012.

“Varias colectivas del sur, de Córdoba y de Tucumán que ya venían acompañando procesos de  abortos con pastillas ven la necesidad de formar una red a nivel nacional (…) ahí urge el Socorro Rosa”–  repasa Natalia.

“Si no me equivoco en el 2015, fue que vienen unas pibas con la intención de crear una grupa acá y ahí se empieza a activar…” – evoca Agustina, quien aclara que ellas no formaron parte del inicio de la actividad en Misiones.

“Demanda mucho tiempo el activismo socorrista” – advierte Agustina, y agrega Natalia: “Y un compromiso muy grande con las personas que deciden abortar para poder responder de alguna manera a las situaciones que se van presentando, sobre todo la capacidad de escucha…”

Una línea abierta:

Las Socorristas ofrecen un número de teléfono que es el medio para establecer contacto con ellas e iniciar un proceso de asesoramiento para las personas que desean interrumpir un embarazo.

“La mayoría de las veces se comunican a la línea pública (…)  para arrancar como personas que necesitan toda la información desde el principio, recién se enteraron o ni se enteraron pero están sospechando un embarazo. Pero a veces se comunican personas que tienen abortos en curso o que hicieron con un método no tan seguro, no tan confiable y no saben, no están seguras de si sucedió ese aborto o no.  La mayoría de las veces es desde el principio que las acompañamos.”– explica Agustina.

“Tenemos una serie de pasos a dar, les recibimos desde la línea pública, tomamos algunos datos de la persona para que el acompañamiento sea mejor, pero siempre es anónimo igual todo. Ahora estamos derivándolas al 0800 de Salud Sexual y reproductiva, y después se ponen en contacto también con las otras compañeras (…) que son las que les dan todo el taller – que llamamos el taller – con toda la información para hacer el procedimiento.”–  detalla.

Resguardos:

Entre las precauciones que toman en cada caso, la confirmación del tiempo de embarazo es lo primero:

“En cuanto a seguridad, lo imprescindible antes de interrumpir es lo de la ecografía, para descartar embarazos ectópicos,  y asegurarnos de cuántas semanas son,  que la estrategia la medicación o cómo la utilice responda a su edad gestacional.” – especifica Natalia, quien relata que entre las múltiples situaciones que pueden presentarse está la posibilidad de que se encuentren con embarazos avanzados que ya no pueden interrumpirse.

 “Más veces de las que una se imaginaría las mujeres se dan cuenta de que están embarazadas después de las 20 semanas. Porque no tienen síntomas, porque no les salta la panza, porque menstrúan, porque están tomando anticonceptivos y eso también interfiere. Y hay momentos donde ya no se puede interrumpir, ni dentro ni fuera del hospital y en esos casos, los pocos que nos han tocado que han sido como de mucha desesperación, que no han tenido un respaldo o la decisión de continuar con el embarazo, hemos acompañado procesos de adopción.”

Asimismo, Natalia y Agustina revelan que que hay algunas situaciones por las que se les pide asesoramiento que se enmarcan en las causales de Interrupción Legal del Embarazo (ILE), y que en el contexto de la cuarentena de este año derivaron a muchas personas a comunicarse con la Línea de Salud Sexual y Reproductiva del Ministerio de Salud de la Nación.

“Este año sobre todo, la mayoría durante la pandemia,  han sido a través de interrupciones legales del embarazo” – consigna Natalia.

Pero a través del 0800 de Salud y Sexual y Reproductiva” – aclara Agustina.

 

“Todas abortamos”: las creyentes también

Uno de los puntos que se pone en discusión cuando se debate la necesidad de la legalización de la interrupción voluntaria del embarazo (IVE) es quiénes recurren a ella.

“Todas abortamos” – define Natalia.

“Cualquiera edad, cualquier persona con capacidad de gestar puede abortar.” – señala Agustina, y no se refiere solo a la posibilidad, sino a las conclusiones que llegan a partir de sus experiencias de acompañamiento.

“Llegan en muchas situaciones”– cuenta Natalia.

“Hemos acompañado, niñeces, adolescencias. Niñeces tan chicas no, pero si de 14 en adelante hemos acompañado. Más grandes, personas grandes también.”– enumera Agustina.

“Algunas acompañadas por las familias, otras están re solas, otras con amigas.” – describe Natalia.

“De todo nivel socioeconómico, con todo tipo de instrucción, todas, todes.” – repasa Agustina.  “No hay un perfil: madres, no madres, mujeres que están en situaciones de violencia, mujeres que no. Muchas y diversas.” – acota Natalia

“No hay forma de hacer un perfil, creo” – reflexiona Agustina y complementa Natalia: “Porque no hay una única razón por la cual las mujeres o las personas que tienen la capacidad de abortar decidan hacerlo.”

“Inclusive hay muchas personas súper creyentes, que uno podría imaginarse que capaz que no, pero si. Las católicas también, evangélicas también…” – revela Agustina.

 

Riesgos:  “tienen menos que ver con los procesos de aborto y más con las situaciones en que las personas abortan”

El concepto del “socorrismo rosa” es justamente contribuir con información y acompañar a quienes desean abortar para que lo hagan en condiciones que no pongan en riesgo su vida y su salud.

“Siempre hay posibles riesgos, posibles complicaciones que se pueden presentar, pero se supone que todas deberían poder cubrirse con la posibilidad de acceder a una guardia y de tener las informaciones necesarias.” – argumenta Agustina.

“Siempre es la idea de que estén acompañadas cuando lo hacen, de tener algunas precauciones. Yo creo que los miedos que surgen muchas veces en un acompañamiento tienen menos que ver con los procesos de aborto y más con las situaciones en que las personas abortan. Cuando son situaciones de violencia, o donde  están solas, o cuando son adolescentes que no las dejan salir, no les dejan ver a nadie entonces hay que hacer malabares con amigas…” – ejemplifica Natalia.

“Cuando el aborto es escondido es mucho más difícil y da mucho más miedo. Pero no por el procedimiento, de hecho, lo que se recomienda es súper seguro.” – afirma Agustina y Natalia agrega: “Por eso es un tratamiento ambulatorio. Las chicas van, les explican el método, les dan la medicación y lo hacen en sus casas.”

 

Sostener la iniciativa:

 

Consultadas sobre qué necesitan para llevar adelante su tarea, Natalia y Agustina señalan:

“Siempre la plata es bien recibida. Las cargas de teléfono celular. Cada tanto, cuando quienes acompañamos necesitamos algo en particular hacemos campañas apelando a la solidaridad de todes, para sostener esas situaciones. Si se quieren sumar, siempre viene bien. Y que difundan.”- solicita Natalia.

“Que se difunda el número.” – especifica Agustina, en relación al número de la línea de Socorristas. “Nos pueden buscar por todas las redes.  Socorristas Misiones en Facebook y en Instagram.”

Que sea ley:

¿Qué sucedería si se aprobara el aborto legal, seguro, gratuito?

“Yo creo que igual seguiríamos acompañando muchos casos, aparte esperando la regularización de esa ley, que salga o no. De hecho la ILE está hace un montón de tiempo y recién este año realmente me parece que se logró que acá en Misiones haya más acceso.”- considera Agustina.

“Va a haber que estar detrás de eso, seguir conteniendo las situaciones, guiando, acompañando.” – adelanta Natalia.

“Si, además ver también cómo va a ser la situación después de las 14 semanas que es lo que plantea el proyecto.” – advierte Agustina.

“Me parece que va a haber que seguir luchando porque se contemplen más semanas quizás o que no haya causales, que se despenalice del todo.”– concluye Natalia.

 


+ INFO

La línea pública de Socorristas Misiones es  3764530204

Facebook : https://www.facebook.com/socorristasmisiones

Instagram: https://www.instagram.com/socorristasmisiones/

COMPARTIR
  •  
  •  
  •  
  •  
  •  

También te podría gustar...