“La música forma parte también de la salud de la sociedad”

Richard Cantero, músico, docente y miembro de la comisión directiva de la filial Misiones de la Sociedad Argentina de Músicos, repasa el proceso de organización de las y los trabajadores de la música en nuestra provincia y se refiere al panorama del sector en tiempos de pandemia. Audios.

 

“El arte es un hecho político” y “somos artistas, sin duda, pero somos trabajadores” son dos de las definiciones con las que Richard Cantero plantea su postura en esta entrevista.

En las últimas semanas su voz fue una de las que expresó la preocupación de las y los trabajadores del sector ante la suspensión de los espectáculos de música en vivo, medida que se flexibilizó a partir del 22 de enero con la habilitación de shows de solistas y dúos. Sin embargo, esa nueva medida sigue siendo insuficiente ya que  sigue limitando gran parte de la actividad del sector cuyas presentaciones en vivo estuvieron suspendidas durante largos meses en 2020.

En este contexto Richard Cantero, uno de los fundadores de Músicos Populares Misioneros (MPM) y de la filial Misiones del Sindicato Argentino de Músicos (SADEM), hace un repaso de las formas en que las y los trabajadores de la música se fueron organizando en nuestra provincia hasta el momento actual, y el papel que tienen esas organizaciones a la hora de generar mejores condiciones de trabajo para el sector.

“Desde todos los sectores de la sociedad se viene organizando el colectivo general de músicos”– define, y recuerda los inicios de Músicos Populares Misioneros a mediados de los años 90 como banda musical y su  posterior conformación de la Asociación Civil a principios de los años 2000, asi como la conformación, años después de la filial del SADEM en Misiones.

“Desde siempre esta cosa de alzar la voz por los derechos laborales de los músicos, en un contexto urbano donde la música tiene esta cosa  de imagen bucólica del arte, como que bueno, el arte no se involucra con la política, no se mezcla, y cuando la política se involucra en el arte lo ensucia… En lo personal creo que no, creo que el arte es un hecho político, creo que los artistas también asumen posturas de callar o de decir de hacerse eco con los hechos de su contemporaneidad, de lo que sucede en la calle…” – se posiciona, mientras recorre los distintos hitos de las formas en que las y los trabajadores se fueron organizando en Misiones.

Richard Cantero: “Creo que el arte es un hecho politico.”

“Comenzamos a hablar de lo importante de las organizaciones, en ese sentido en los últimos años hubo una proliferación de colectivos, muchos colectivos de músicos y eso es muy positivo porque fortalece la organización.” – remarca, y destaca que en la actualidad  “son cinco o seis agrupaciones en el contexto de la ciudad con referencias en la provincia y hay otras tres o cuatro organizaciones en el interior de la provincia del colectivo de músicos, que vamos cambiando la perspectiva, cambiando el paradigma de cómo esperamos ser vistos por la sociedad. O sea: somos artistas, sin duda,  pero somos trabajadores porque tenemos que pagar el gas, la comida, la luz, que parar la olla. Y lo hacemos en mayor o en menor medida con la música… todos terminamos aportando a la olla familiar con lo que rescatamos del mercado laboral de la música.”

 

Artistas en pandemia:

Asi como las medidas de Aislamiento Social Preventivo y Obligatorio que se establecieron a partir de marzo de 2020 impactaron en todas las actividades, las y los trabajadores de la cultura se vieron especialmente afectados en sus posibilidades laborales ya que fue uno de los sectores cuyas presentaciones estuvieron suspendidas durante mayor lapso de tiempo y por tratarse de trabajadores autónomos.

A pesar de ello, Richard Cantero pone en relieve el papel de permanente acompañamiento en el especial contexto que generó la cuarentena que ejercieron las y los trabajadores de la cultura.

“Desde que se establece la emergencia, que además tengamos en cuenta que en Misiones arrancó  una semana antes, todo el colectivo de trabajadores de la música de la provincia, del país y del mundo, los artistas hicieron su parte. Si hay algo que no paró es el arte, siempre presente, siempre buscando acompañar esta situación…” – resalta. “Y también fue una de las últimas en volver a tener una actividad… Lo primero que volvió fueron las actividades de formación, de capacitación, después cuando se habilitaron los espacios gastronómicos todavía un tiempo después comenzaron a volver los espectáculos y volvió más o menos en  septiembre, octubre, mas o menos por ahí.” –recuerda.

También señala la colaboración de los colectivos de artistas en la tarea de elaborar los protocolos que hicieron posible retomar las actividades culturales.

“Fue justamente los colectivos de trabajadores del arte, de la danza, de la música, del teatro, de todos los espacios, que desde el primer momento nos pusimos a disposición para  construir un protocolo sensato que desde el Ministerio de Cultura pudiera llevarse al Ministerio de Trabajo. Después fueron adecuándose esos protocolos hasta que se establecen los protocolos finales que son aprobados.”– rememora, sobre el proceso en el cual se logró el regreso de, entre otros,  los espectáculos de música en vivo, que fueron largamente esperados por el colectivo de músicas y músicos.

“Genera una sensación de alivio porque no se trata solamente del hecho de ir a tocar, sino de lo que tocar propone en la conciencia colectiva. Tal vez no nos demos cuenta, pero qué sería el mundo y la sociedad sin música? Qué serían los medios y las radios sin música? (…) La música sonando en las calles, siendo parte de la dinámica social forma parte también de la salud de esa sociedad. La historia del mundo se construye en las manifestaciones artísticas. ¿Qué nos queda de la historia además de los huesos? ¡El arte!.” – reivindica Cantero.

Sin embargo, el aumento del ritmo de contagios de Covid 19 en el mes de diciembre llevó a las autoridades a revisar las medidas de prevención y en el caso de Posadas, el 5 de enero de 2021 el Ejecutivo Municipal decidió, entre otras medidas, volver a suspender los espectáculos musicales en vivo.

“Somos un montón de colectivos que participan en la escena local que en este contexto de lo que pasó últimamente con el decreto 33 se ven seriamente afectados. Algunos seriamente afectados en su economía, otros seriamente afectados en sus derechos, de expresión, y otros seriamente afectados en su proyecto artístico (…) como sea, seriamente afectados…”– define Cantero.

La medida, que cosechó muchos cuestionamientos tanto del sector de la música como del sector de la gastronomía fue flexibilizada a partir del 22 de enero pasado, cuando se habilitaron nuevamente espectáculos musicales en vivo pero solamente de dúos o solistas.

“Solamente en la ciudad, solamente en el colectivo de los trabajadores de la música y solamente en los que llegaron a presentar los avales de shows caídos – porque muchos no llegaron a presentar-  hay más de medio millón de pesos que se perdió de mover. Ahí no implica observar todo lo que implica el campo del sonido, todo lo que significa el campo gastronómico, todo lo que no vendió el sector gastronómico por no tener un evento en vivo, no contamos ahí lo que mueve el transporte, todo lo que implica mover el equipamiento…  Hay muchos aspectos para observar de lo que se pierde cuando la cultura no trabaja…” – repasa Richard Cantero.

Audio 2: Richard Cantero: “no es en las manifestaciones de la música en vivo donde se potencian estos contagios“.

 

La flexibilización posterior de los alcances del decreto se sigue basando en la necesidad de limitar la actividad de la música en vivo considerándola una posible fuente de contagios.

“Sin lugar a dudas no es en las manifestaciones de la música en vivo donde se potencian estos contagios, sino en las fiestas clandestinas… y no hay que ser un especialista en epidemiología para observar cómo está funcionando el transporte público… o sea, me parece que hay un montón de otros lugares que generan muchos más factores de riesgo que el arte en vivo.” – cuestiona Cantero, quien remarca que “Es una medida perjudicial, arbitraria,  perjudicial para el sector de las industrias culturales que está brotando… Estamos en etapa de brote, está germinando esta industria de la cultura local, musical y artística, con buenas perspectivas, con buenos augurios, Esto termina siendo muy fuerte.”– advierte Cantero.

 

Una deuda:  acrecentar la difusión de las producciones musicales misioneras

Otro de los aspectos del trabajo de las y los trabajadores de la música que la cuarentena dio la oportunidad de repensar es el compromiso con la difusión de las producciones locales.

Apenas iniciada la cuarentena, desde el Instituto Nacional de la Música se realizó una apelación pública a los medios de difusión públicos y privados para que apoyen la producción cultural argentina utilizando en mayor parte música nacional. De hecho, la Ley de Servicios de Comunicación Audiovisual, dispone que el 30% de la música que se emita en medios de comunicación debe ser de autores o interpretes argentinos, debiendo ser la mitad de ese porcentaje de música independiente.

El cumplimiento de esas pautas podría suponer una ayuda importante para las producciones locales. Richard Cantero admite que es un aspecto en el cual queda mucho por hacer.

“Creo que una de las grandes deudas de todo el espectro de medios de la provincia es la participación comprometida, “misionerista” si vale el término, en la difusión de las producciones misioneras.” – sostiene. “Hay todavía un gran campo de trabajo, de debate, de concientización, de cooperación, de construir a alianzas con el sector de los medios en cuanto al compromiso en la difusión de las producciones musicales misioneras.”-

 

 

 

 

COMPARTIR
  •  
  •  
  •  
  •  
  •  

También te podría gustar...